SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

domingo, 5 de febrero de 2017

LaRouche: Que no entre el aliado de George Soros, Steven Mnuchin, a la Tesorería de Trump

26 de enero de 2017 — El agente de influencia británico de larga data, George Soros, mega-especulador y destructor de naciones, es la principal fuerza financiera, descaradamente, en el plan en marcha para arruinar e incluso derribar la presidencia de Donald Trump. El fue también el principal, si no el único, patrocinador de la presidencia de Barack Obama. Es todo un error fatal descomunal que un empleado de Soros por largos años, y también socio, Steven Mnuchin, pueda ser que esté a punto de convertirse en el Secretario del Tesoro del Presidente Trump.

Soros —quien ya respaldó una manifestación de masas en Washington contra Trump y que está respaldando una demanda judicial “constitucional” totalmente infundada con el fin de enjuiciarlo— ha empleado y ha trabajado con el Secretario del Tesoro designado por Trump, Steven Mnuchin, en actividades de especulación financiera por casi 15 años. Soros dijo en Davos, Suiza, que “yo estoy convencido personalmente que [Trump] va a fracasar... Yo quiero que fracase”.

La confirmación de Mnuchin amenaza con acabar con la promesa del Presidente Trump de reconstruir la economía de Estados Unidos.

El gobierno de Donald Trump ganó el apoyo del pueblo estadounidense por sus promesas de campaña de modernizar la infraestructura del país y de construir ferrocarriles de alta velocidad, puertos modernos y manufacturas de tecnología avanzada. Eso implica que Estados Unidos tenga de nuevo un programa espacial, como China y Rusia, el cual eleve la productividad de la economía estadounidense como sucedió con el viaje a la Luna de 1969 gracias al programa de Kennedy. Estados Unidos y el mundo necesitan la energía de fusión termonuclear, la energía que mueve al Sol, y que solo emite agua como subproducto, para impulsar la exploración planetaria.

Steven Mnuchin en la Secretaría del Tesoro no dejará que esto suceda; él se opone a la restauración de la Ley Glass-Steagall que Trump prometió “para que fluya el crédito a la pequeña empresa de nuevo”; Mnuchin invierte con el especulador Soros, que tumba gobiernos con la manipulación financiera y financiando “revoluciones de color”.

Mnuchin se metió en la política y las finanzas con George Soros cuando menos desde 2002. Luego de pasar 12 años con Goldman Sachs (nomás piensen en otros Secretarios del Tesoro amigos de Wall Street como Robert Rubin y Hank Paulson) George Soros reclutó a Mnuchin para que se encargara del fondo SFM Capital de Soros, que fue creado para comprar “activos de riesgo”. Mnuchin también trabajó directamente para el Soros Fund Managment. Luego, con el respaldo de Soros, fundó Dune Capital Management con sus ex colegas de Goldman.

El periodista Nathan Vardi escribió en la revista Forbes del 22 de julio de 2014, que “una pandilla compuesta de algunos de los grandes nombres de Wall Street y el socio de Goldman Sachs, Steve Mnuchin, que fue su director ejecutivo, está puesta para sacar un gran puntaje de la venta de One West Bank al grupo CIT, por $3,400 millones de dólares”. Esta “pandilla” de fondos especuladores era el Soros Capital Management y otros seis fondos, que primero compraron IndyMac e hicieron a Mnuchin su director ejecutivo luego de que le cambiaron de nombre a One West.

“En 2009, el grupo comprador compró los activos del antiguo Indy Mac a la FDIC [Corporación Federal de Seguros de Depósitos], la cual había intervenido esos activos. El grupo pagó $1,550 millones de dólares por el banco en el momento de la crisis financiera”, agrega Vardi. “Indy MAC fue el segundo banco más grande que quebró en la crisis financiera, y la FDIC aceptó cubrir las pérdidas con el dinero de los contribuyentes, de su cartera de préstamos. El grupo de Mnuchin compró Indy Mac Bank, la cual embargó a cientos de miles de propietarios de vivienda, por $1,550 millones; le cambió el nombre a One West Bank, y lo vendió al grupo CIT por $3,400 millones en julio de 2014. Soros Management se había asociado con otros seis fondos para adquirir Indy Mac”, explica Vardi.

La conexión Soros-Mnuchin fue tan duradera que el portal de noticias financieras ZeroHedge escribió el 11 de noviembre pasado, poco después de la elección de Donald Trump, que se estaba acicalando a “el empleado de Soros Fund Management, Steven Mnuchin”, para algo grande en el gobierno de Trump.

La crisis de las hipotecas y del crac financiero del 2008 no hubiera sucedido si los agentes de los especuladores de Wall Street no se hubiesen derogado la Ley Glass-Steagall de 1933. No hubiesen habido los rescates financieros para los especuladores. En su campaña, el Presidente Trump y la plataforma del Partido Republicano respaldaron la reinstitución de la ley Glass-Steagall. Pero cuando la Comisión de Finanzas del Senado realizó la audiencia de confirmación de Mnuchin, éste le dijo a la senadora demócrata de Washington, Maria Cantwell, que él no respalda ni respaldaría la reinstitución de la Ley Glass-Steagall de 1933. No hay ninguna otra Ley Glass-Steagall que respaldar, aunque Mnuchin trató de inventar una.

George Soros piensa y espera que el Presidente Donald Trump fracase. En una entrevista desde el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 19 de enero de 2017, Soros le dijo a Francine Laqua de la agencia Bloomberg, que: “Yo estoy convencido personalmente que él [Trump] va a fracasar; no debido a gente como yo, que quisiéramos que fracase, sino porque las ideas que lo guían son inherentemente contradictorias en si mismas. Las contradicciones ya están encarnadas en sus asesores... y en su gabinete. Por lo tanto, van a ver a los diversos grupos de élite peleando unos contra otros, y eso causará un resultado impredecible... impredecible es el enemigo a largo plazo”.

Más que solo Soros, Londres quiere apoderarse del control de la Presidencia de Trump, regresar a las confrontaciones bélicas de Obama contra Rusia y contra China, y a la “globalización”. El hombre de Soros es el hombre de Londres y de Wall Street. Hay que mantenelo muy lejos de la Tesorería.


Fuente: LaRouche Pac