SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

domingo, 26 de marzo de 2017

Israel y Rusia no están al borde de la guerra. ¡Son aliados!

Por Andrew Korybko. 23/3/2017.

No hay circunstancias bajo las cuales Rusia iría a la guerra con Israel por Siria. Hacerlo sería totalmente contrario a las políticas y los intereses estratégicos de Rusia.

La comunidad de medios alternativos, especialmente su iteración de medios sociales, está experimentando una psicosis colectiva alucinando con que "Israel" y Rusia están al borde de la guerra el uno con el otro.

La narrativa predominante es que la amenaza del "Ministro de Defensa" israelí Lieberman de destruir los sistemas de defensa aérea de Siria equivale a una declaración de guerra contra Rusia, suponiendo que Moscú está en una cruzada contra el sionismo y que se ha convertido en el peor enemigo de Tel Aviv.

No hay manera diplomática de decir esto, pero las suposiciones sobre las cuales se ha llegado a una conclusión tan absurda son absolutamente y totalmente erróneas.

Lejos de ser el odiado enemigo de Israel, como muchos en la comunidad de medios alternativos fingen que es, Moscú es uno de los aliados más cercanos de Tel Aviv, y esto se debe totalmente a las políticas deliberadas del presidente Putin. No sólo disfruta de una amistad personal muy fuerte con Netanyahu, sino que el Presidente Putin también ve muchas oportunidades de promover los intereses de su país en Israel a través de la gran diáspora rusa allí.

Rusia quiere competir con Estados Unidos por su influencia en Israel por varias razones interrelacionadas.

En primer lugar, el judaísmo es una de las cuatro religiones oficiales de Rusia, tal como lo estipula la Constitución de 1993, haciendo así parcialmente a Rusia un "Estado judío" en el sentido técnico-jurídico. Para ser justos, sin embargo, Rusia es también un país ortodoxo, musulmán y budista también por la misma medida.

Junto con la diáspora rusa en Israel, Moscú busca aprovechar estas conexiones religiosas-personales para adquirir mayor influencia sobre el proceso de paz palestino-israelí, lo que a su vez debería impulsar el prestigio global de la Gran potencia de Rusia (lo que es excepcionalmente importante para su liderazgo).

Como una "recompensa" por su participación positiva en ayudar a resolver esta cuestión aparentemente intratable, Rusia podría esperar que Israel otorgue a sus empresas estatales importantes contratos en la construcción, el servicio y / o la inversión en cualquier posible oleoducto del Mediterráneo oriental desde el campo de gas offshore Leviathan a la UE, lo que aumentaría exponencialmente la influencia de Moscú en el mercado mundial de la energía y, en consecuencia, en los asuntos mundiales en general.

Para ser absolutamente claro, estoy respetuosamente en desacuerdo con este enfoque por razones de principios, aunque entiendo por qué Rusia se ha embarcado en ello y lo que espera obtener de su compromiso multifacético con Israel.

Volviendo al contexto actual y al tema de este artículo, no hay forma alguna de que Rusia considere jamás la posibilidad de presionar con una descarga de misiles nucleares en Israel, no importa lo que Netanyahu haga en Siria, incluso si cumple con las amenazas de su gobierno de destruir los sistemas de defensa antiaérea del país.

En un escenario tan espantoso, Rusia seguramente lanzaría una aguda reprensión diplomática contra Israel y probablemente tomaría medidas simbólicas para expresar su desaprobación, pero nunca intervendrá preventivamente y evitará que los aviones israelíes bombardeen Siria, porque su mandato es estrictamente luchar contra el terrorismo y no defender las fronteras de Siria de la agresión estatal exterior.

Por otra parte, es un hecho abierto que Rusia e Israel han establecido mecanismos para coordinar su acción militar en Siria para evitar enfrentamientos inadvertidos, lo cual no es la conducta que cualquiera esperaría de dos partes al borde de un intercambio nuclear total el uno contra el otro.

Afrontémoslo: Rusia e Israel son aliados estratégicos de alto nivel y comprensivos entre sí, aunque esto no significa en absoluto que Moscú sea incapaz de "equilibrar" sus relaciones entre Tel Aviv y Damasco.

De hecho, es este muy complicado "acto de equilibrio" diplomático el que en realidad podría impedir que Israel tome una acción más agresiva en Siria, ya que entiende que hay un cierto límite a lo que puede hacer y "salirse con la suya" antes de que Rusia se avergüence excesivamente y repercuta negativamente en las relaciones bilaterales.

Todo el mundo sabe que Rusia ha desplegado misiles de defensa antiaérea S-400 en Siria, y este hecho se informó con mucha fanfarria y entusiasmo en la comunidad de medios alternativos, tanto a través de sus medios profesionales como en las redes sociales. Muchas personas asumieron ingenuamente que esto pondría fin a las ataques ocasionales de Israel en Siria, sin embargo, se han producido varios de alto perfil en el tiempo desde entonces, a pesar de la presencia de los S-400.

Esto sólo puede interpretarse como una prueba de que Rusia no tiene ningún deseo de sobrepasar su mandato antiterrorista y defender las fronteras exteriores de Siria, ni siquiera querría esta pesada responsabilidad si Damasco la ofreciera.

Además, el hecho de que estos ataques ocurrieran sin ninguna interferencia perceptible por parte rusa se puede tomar como confirmación visible de que los mecanismos antes descritos entre Moscú y Tel Aviv están trabajando correctamente para evitar cualquier choque involuntario entre los dos lados.

Esto no significa, sin embargo, que Rusia perdone la actividad militar ilegal de Israel en Siria (especialmente su último bombardeo), sino que se mantiene pasiva y elige una y otra vez evitar involucrarse en lo que Moscú ve como una cuestión estrictamente bilateral entre Tel Aviv y Damasco.

Sin embargo, un acto flagrante de agresión Estado-a-Estado, como intentar borrar los sistemas de defensa antiaéreos nacionales de Siria, no sería tolerado por Rusia, y probablemente obligaría al presidente Putin a congelar las relaciones con "Israel" debido a la inaceptable situación de vergüenza diplomática que Netanyahu habría infligido a Moscú.

Netanyahu, por su parte, es muy consciente de los límites de lo que puede y no puede hacer en Siria sin arriesgar la ira genuina de Rusia, por lo que es extremadamente improbable que lleve a cabo la amenaza de su Ministro de Defensa. Dicho esto, sin embargo, Israel -siendo la quintaesencia del Estado canalla que es- podría hacer retroceder a Rusia haciendo esto de todas formas, siempre y cuando su liderazgo crea que el cálculo del "costo-beneficio" "justifica" tal acción.

El único escenario realista para que eso suceda sería si Israel estuviera convencido - ya sea "con razón" o equivocadamente - de que la actividad iraní y de Hezbollah en Siria planteaba una "amenaza inminente" a sus intereses, que sobrepasaría cualquier beneficio indirecto de negociación / "equilibrio" con respecto a estas partes que la que proporciona la alianza de Tel Aviv con Moscú.

Se ha especulado con que Rusia es muy comprensiva con las preocupaciones de Israel sobre Irán y Hezbollah en Siria, y que Moscú podría incluso presionar discretamente para que Damasco elabore un plan para "salvar la cara", para asegurar la retirada de estas fuerzas del país en la posguerra, así que si ese es el caso, entonces Israel no tiene ninguna razón para seguir escalando su agresión contra Siria bajo los falsos pretextos de luchar contra estos dos actores de la Resistencia.

El hecho de que Tel Aviv emitiera sus últimas amenazas, sin embargo, indica que esta especulación podría no ser totalmente cierta, ya que a esto lógicamente seguiría que cualquier éxito de los esfuerzos rusos en este frente negaría cualquier "razón" que Israel pudiera tener para poner en peligro su alianza mutuamente ventajosa con Moscú.

Otra posible explicación podría ser que Siria no está de acuerdo con las supuestas sugerencias de Rusia en este sentido y por lo tanto no lo acompaña, lo que desde la perspectiva de Tel Aviv podría hacer que recalcule que su alianza con Moscú es desechable porque no ha logrado dar fruto en uno de sus frentes más importantes.

Sin embargo, es mucho más probable que no haya ningún entendimiento secreto ruso-israelí para conspirar contra la presencia de Irán y de Hezbollah en Siria después de la guerra, y que la última amenaza de Israel fue lanzada independientemente de su relación con Rusia, aunque por supuesto sólo el tiempo dirá lo que realmente es la verdad.

Para volver al tema que nos ocupa, cualquier ataque estatal a gran escala que Israel pudiera lanzar contra Siria probablemente no sería detenido por Rusia, pero definitivamente arruinaría la relación entre Moscú y Tel Aviv. Rusia no va a ir a la guerra contra Israel por el bien de salvar a Siria y formalmente ir más allá de su mandato específico, no importa cuántos millones de personas podrían desearlo en esas circunstancias.

Aun así, Rusia es un estado de civilización orgulloso y digno que no aceptará la humillación global que se derivaría de permitir pasivamente que una agresión tan masiva ocurra bajo su vigilancia, a pesar de que legalmente no es responsabilidad de Rusia proteger las fronteras externas de Siria o prevenir la agresión del Estado contra sus fuerzas armadas, razón por la cual se vería obligado a congelar todos los lazos con Israel en respuesta.

En ese escenario, la política de "equilibrio" de Rusia llegaría a un final abrupto y Moscú podría reajustar reactivamente sus prioridades regionales con el Bloque de Resistencia de Irán y Hezbollah en lugar de permanecer "imparcial" como lo es actualmente, aunque teniendo cuidado todavía de no hacer nada que pudiera ser percibido como un estímulo a la paranoia de Israel de que Rusia también podría estar en el proceso de convertirse en una "amenaza" para ellos también.

Para resumir todo, no se puede argumentar que Rusia esté al borde de la guerra con Israel. Hechos históricos como la Asociación Estratégica Rusia-Israel sin precedentes, la existencia pública de mecanismos bilaterales de coordinación militar en Siria y la sincera amistad personal entre el Presidente Putin y Netanyahu, refutan categóricamente tales afirmaciones.

Aunque podría estar "de moda" pretender que Rusia se opone a Israel, eso simplemente no es cierto en absoluto, no importa cuánta gente en la comunidad de medios alternativos pueda profundamente desear que esto sea así. Incluso en el desastroso escenario de que Israel decidiera lanzar un ataque convencional total contra Siria y escalar su actual Plan Yinon de Guerra híbrída de "Primavera Árabe" de dividir y gobernar en algo mucho más grande, no hay manera de que Rusia intervenga, aunque evidentemente estaría disgustado y tendría que tomar las contramedidas diplomáticas apropiadas para salvar su prestigio.

La conclusión es que los partidarios de la República Árabe Siria no deben dejar que sus deseos optimistas nublen su juicio analítico y su evaluación objetiva de la realidad, porque fracasar en hacerlo sólo resultará en la creación de un universo alternativo totalmente divorciado del mundo en el que realmente vivimos.

Y eso, amigos, conduce a legítimar "noticias falsas" como las histéricas afirmaciones de que Rusia está a punto de ir a la guerra con Israel.

Fuente: Katehon / The Duran