SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

viernes, 23 de diciembre de 2016

Las teorías de la conspiración estadounidenses y la mentalidad norteamericana

Por Leonid Savin para Katehon. 22/12/2016.

El 6 de diciembre (1), Michael J. Flynn, de 33 años, hijo de uno de los asesores de seguridad nacional de Donald Trump, el general Michael Flynn, fue despedido de la administración transitoria por escribir tweets en el espíritu de una "teoría de la conspiración". Su frase fue "Hasta que se demuestre que el Pizzagate es falso, seguirá siendo una historia", en relación con el tiroteo cerca de la pizzería Comet Ping Pong en Carolina del Norte. Aunque nadie resultó herido durante este incidente, hubo la teoría de que el tiroteo estaba directamente relacionado con la política, a saber, que el restaurante era una tapadera para los pedófilos del Partido Demócrata. Estos rumores fueron difundidos por diversas organizaciones derechistas en Estados Unidos y fueron, por supuesto, recibidos negativamente por los demócratas y los medios de comunicación de masas bajo su control. Trump aparentemente ha decidido no tomar riesgos en la actual situación de presión constante y amplia denuncia, e trata de evitar todo. Todo está relacionado con la trama.

Sin embargo, la historia muestra un interés creciente en la sociedad americana por las teorías de la conspiración, no importa quién sea representado como el conspirador.

Mientras, hay muchas teorías extravagantes en los Estados Unidos, entre las que podemos encontrar, por ejemplo, la historia fantástica acerca de que el liderazgo del país está compuesto por extranjeros o por reptiles. Hay una continuidad histórica que confirma que la conciencia americana, ya sea la de la clase media, la de los campesinos y la de los círculos políticos influyentes, está profundamente impregnada de la idea de la conspiración.

Por ejemplo, con su mentalidad conspirológica, los demócratas y los globalistas declararon recientemente que Rusia había llevado a cabo regulares ataques de hackers, y que esto incluso había afectado el resultado de la campaña electoral en Estados Unidos. Politólogos y expertos de varios think tanks estadounidenses tratan de dar declaraciones con datos pseudocientíficos que vienen de la alta gerencia del país. Operaciones similares se llevaron a cabo en relación con otros estados e incluso con actores no estatales, que causaron sospechas por razones desconocidas entre el establishment estadounidense (Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Irak, Irán, Hezbollah, la institución de los Ayatollah, la Iglesia Ortodoxa rusa, los comunistas, los partidos de derecha en Europa y así sucesivamente).

Historia de la teoría de la conspiración en Estados Unidos

Esta tradición comenzó a surgir en los Estados Unidos a raíz de la exclusión de los antiguos colonos de la metrópoli británica. Además, el poderoso estímulo para mirar las relaciones causales desde la perspectiva de posibles conspiraciones fue idea de la ilustración, relacionada con la desacralización y atribuyendo todas las acciones exclusivamente a la voluntad humana.

Inicialmente, la búsqueda de conspiraciones con la siguiente "caza de brujas" era peculiar a Europa Occidental, donde, en la Edad Media, la Inquisición estaba en su apogeo y las intrigas de palacio renacentistas se habían convertido en la norma. En Gran Bretaña (de donde los Estados Unidos tomaron en gran medida esta tradición conspirativa) hubo muchas habladurías sobre conspiraciones francesas, irlandesas, jacobitas y católicas, y verdaderos intentos de organizar golpes o ataques al gobierno, que sólo confirmaron los rumores de que esos planes malvados realmente existían. Por ejemplo, el fracasado plan para hacer estallar el Parlamento dirigido por Guy Fawkes.

Según Gordon Wood, "en el siglo XVIII la conspiración se había convertido no sólo en un medio de explicar cómo los gobernantes eran derrocados; se convirtió en una herramienta de uso común para explicar cómo actuaban en la vida real los gobernantes y los demás que controlaban los acontecimientos políticos" (2).

Desde el Renacimiento, Dios fue siendo sacado gradualmente de la vida social y política, por lo que el control de todos los procesos (y las promesas sobre el dominio sobre los elementos naturales en el futuro) fue asignado a una persona. Tal paradigma mecanicista redujo todas las acciones humanas únicamente a propósitos y motivos.

Ahora todo era concebido en la mente humana, y dependía de estas normas morales, prejuicios y creencias. Por lo tanto, todos los procesos sociales comenzaron a reflejar las pasiones individuales y los intereses.

Algunos pidieron un freno de estas pasiones ofreciendo un plan específico de actividad sociopolítica, ofreciéndose naturalmente a administrar estos planes, mientras que esos primeros intentos de usurpar el poder fueron culpados de tratar de inculcar la tiranía y la opresión.

En este contexto, la obra "The Paranoid Style in American Politics" del profesor de la Universidad de Columbia Richard Hofstadter (3) es muy interesante, ya que muestra que una generación entera de americanos pensó en términos de conspiraciones a lo largo de la historia de los Estados Unidos. En este artículo, publicado por primera vez en 1964, Richard Hofstadter señaló: "La idea del estilo paranoico como fuerza en la política tendría poca relevancia contemporánea o valor histórico si se aplicara sólo a hombres con mentes profundamente perturbadas. Es el uso de los modos paranoicos de expresión por parte de la gente más o menos normal lo que hace significativo el fenómeno. En la historia de los Estados Unidos se encuentra, por ejemplo, en el movimiento antimasónico, el movimiento nativista y anticatólico, en ciertos portavoces del abolicionismo que consideraban a los Estados Unidos en manos de una conspiración de esclavistas, en muchos alarmistas sobre los mormones, en algunos escritores populistas y del Greenback y que construyeron una gran conspiración de banqueros internacionales, en la exposición de una conspiración de los fabricantes de municiones de la Primera Guerra Mundial, en la prensa izquierdista popular, en la derecha americana contemporánea, y en ambos lados de la controversia racial actual, entre los consejos de ciudadanos blancos y los musulmanes negros. No me propongo intentar trazar las variaciones del estilo paranoico que se pueden encontrar en todos estos movimientos, sino que me limitaré a unos cuantos episodios principales de nuestra historia pasada en los que el estilo surgió en todo su arquetípico esplendor" (4).

El historiador estadounidense James Hutson considera el comportamiento estadounidense en general como un producto que manifiesta la envidia y la sospecha hacia el poder del gobierno.

Al mismo tiempo, advierte que el temor de abusar del poder político llevó a que la conspiración estadounidense fuera vista como "completamente digna de confianza", al menos hasta la década de 1830. Posteriormente, la atención pasó a organizaciones no gubernamentales y grupos como los masones y la Iglesia Católica Romana (5). En el siglo XIX los temores de varias conspiraciones unieron a muchos grupos en los Estados Unidos. Si Abraham Lincoln creía en actividades subversivas imaginarias, entonces ¿cuál podría ser el problema si una liga antimasónica o algunas denominaciones protestantes las hacían? Al mismo tiempo, los protestantes encontraron la personificación del trabajo del diablo y de todo tipo de fuerzas oscuras directamente en las actividades políticas tanto dentro de los Estados Unidos como en el extranjero. Ciertamente, la explicación racional de este fenómeno podría encontrarse en la vinculación de este miedo con algunos síntomas de grave sobrecarga social y psicológica, que la sociedad estadounidense padecía en ese período (6).

El siglo XX y los nuevos mitos

El siglo XX también ha estado lleno de teorías conspirativas. A principios del siglo, en los Estados Unidos hubo miedos específicos asociados con Alemania, el Imperio ruso y China. Basta con mencionar el libro de Brooks Adams, "The New Empire", publicado en 1902, donde hablaba de la necesidad de evitar combinar los intereses de Rusia, Alemania y China (7).

La situación con el Imperio ruso fue particularmente compleja debido a la cuestión del pasaporte, que llevó en 1911 a la ruptura del tratado ruso-estadounidense de comercio y navegación de 1832. Esto sucedió bajo la influencia del lobby judío en los EE.UU., que desde la segunda mitad del siglo XIX defendía activamente los derechos de los judíos europeos y rusos. Naturalmente, estas organizaciones influyentes, no sin la participación de grandes empresas -en particular el dinero de Jacob Schiff, del Comité Judío Americano- financiaron la campaña antirusa en los medios de comunicación e incluso chantajearon al presidente Taft. Como podían obligar al liderazgo del país a satisfacer sus demandas, entraron automáticamente en la categoría de "conspiradores" a los ojos de los ciudadanos estadounidenses que no tenían relación con estos grupos de presión (8).

La era de la Gran Depresión polarizó fuertemente a la sociedad americana, mientras que Hollywood y su establishment intentaban proyectar su visión de cómo resolver los problemas. Dependiendo del lugar de residencia y del estatus social, los ciudadanos estadounidenses encontraron sus propios "chivos expiatorios" en los republicanos, los banqueros, los especuladores y los inmigrantes. Sin embargo, los predicadores religiosos pensaron que la causa del fracaso de la cosecha durante varios años fue el azote de Dios, caído sobre el pueblo estadounidense por sus pecados.

Antes de la Segunda Guerra Mundial existía una peculiar sospecha entre el liderazgo militar y político hacia Japón, aunque a principios del siglo los Estados Unidos apoyaron a este país durante el conflicto con Rusia.

La era del mccarthismo fue conocida como la de la "caza de brujas", pero en esta las mujeres fueron perseguidas por la dificultad para probar su la relación con el espíritu maligno, y en la primera lo fueron los que simpatizan con las ideas comunistas. Estos hechos se impusieron sobre las cuestiones raciales en los Estados Unidos y en su confrontación ideológica más amplia.

El asesinato de John F. Kennedy y de Martin Luther King, la aparición del SIDA, el calentamiento global, el papel de la Comisión Trilateral en la economía internacional, todos estos casos necesariamente fueron siempre considerados desde la perspectiva de la teoría de la conspiración. En consecuencia, en el marco del pensamiento conspirativo, los asesinatos fueron llevados a cabo por agentes de la CIA, médicos comisionados por el gobierno federal desarrollaron el virus mortal (este tema se desarrolló y se enriqueció con nuevos hechos y especulaciones) y los más amplios fenómenos fueron considerados como una especie de encubrimiento y de apoyo a los intereses de las grandes empresas y de los grupos de presión.

Sin embargo, el escándalo del Watergate confirmó que los republicanos estaban realmente detrás de la organización de escuchas telefónicas en la sala donde los demócratas mantuvieron sus conversaciones. En los años cincuenta del siglo pasado, la CIA realmente llevó a cabo el experimento MKULTRA, donde se administró LSD y otros estupefacientes a los sujetos con el fin de obtener "control mental" (9). También es conocido el plan del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos para la Operación Northwoods contra Cuba, para organizar provocaciones, con la agresión militar en la Isla de la Juventud (3).

El incidente en Roswell (Nuevo México) en 1947 es un episodio peculiar. Según la versión oficial, desembarcaron extraterrestres y el gobierno de los EEUU guardó esta información en secreto.

Además, la publicación de documentos desclasificados de fuentes oficiales como el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa, el FBI y la CIA, así como documentos de diversos grupos internacionales como el Club Bilderberg y el Club de Roma, muestran que ciertos planes secretos sobre diversos temas fueron desarrollados y llevados a la prática en la realidad.

En los últimos años, los temas más comunes en los Estados Unidos relativos a conspiraciones, han sido los ataques del 11 de septiembre de 2001 (9/11, Truth Movement), la influencia de los neoconservadores en la adopción de las decisiones sobre la invasión en Irak en 2003, así como cualquier hecho relacionado con la influencia corporativa y el complejo militar-industrial estadounidense. Ciertamente, algunas filtraciones, difundidas con la ayuda de WikiLeaks, proporcionan una base adicional para que circule la opinión de que el establishment tiene algún juego secreto y no funciona en interés de la sociedad estadounidense, sino que abastece a diversos grupos financieros e industriales con sus preferencias.

Miedos y manipulaciones neoliberales

Los escándalos relacionados con el financiamiento de la campaña de Hillary Clinton, los lazos familiares de Clinton con todo tipo de estructuras de fondos y la participación en proyectos dudosos también han demostrado que en algunas organizaciones los propósitos reales están en desacuerdo con los principios declarados. Sin embargo, en los últimos años nadie se sorprende con tal nivel de corrupción, sobre todo porque en los EE.UU. la ctividad de los lobbys ha quedado protegida por la ley.

Como estos casos también están entrando en las categorías de la teoría de la conspiración, los representantes de la comunidad científica en los EE.UU., que están relacionados con la política, realizar algunos intentos de presentar la conspiración como una "sub categoría amplia de falsas creencias". Por ejemplo, Cass R. Sunstein lo señaló en su publicación científica, publicada en 2008, bajo los auspicios de la Universidad de Harvard y la Universidad de Chicago (Law & Economics Research Paper Series Paper No. 387) (3).

Es necesario hacer una aclaración. Cass R. Sunstein es abogado y académico estadounidense, miembro del Partido Demócrata. En 2008, se opuso activamente al intento de acusar a Bill Clinton. Sirvió como administrador de la Política de Información y Regulación en la Casa Blanca en el periodo 2008 - 2012. Cass R. Sunstein también es un desarrollador de la teoría de "Nudge", la última tendencia en la sociología conductual de los Estados Unidos (12). La idea principal es que que la gente puede ser dirigida a llevar a cabo cualquier acción. Pero al mismo tiempo, tienen que considerar este "impulso", como una decisión propia. Para hacer esto es necesario crear la apariencia de opciones alternativas. Precisamente debido a la teoría de Sunstein, Barack Obama firmó un decreto sobre el uso de métodos de ciencia del comportamiento en la administración pública y en la política interna, el 15 de septiembre.

Era significativo que Sunstein tratara las posibles causas de la teoría de la conspiración a su manera. Al mismo tiempo, proporciona un vínculo a la obra de Richard Hofstadter, donde fue advertido de que su propuesto "estilo paranoico" no se refería a anormalidades psicológicas y a enfermedades, y expresaba el fenómeno social.

Obviamente, Sunstein, encargado por el gobierno para co-escribir artículos, sugiere medidas para contrarrestar las teorías de la conspiración: "Podemos fácilmente imaginar una serie de posibles respuestas. (1) El gobierno podría prohibir la teorización de la conspiración. (2) El gobierno podría imponer algún tipo de impuesto, financiero o de otro tipo, sobre quienes difundan tales teorías. (3) El propio gobierno podría comprometerse en un contra-discurso, reuniendo argumentos para desacreditar teorías conspirativas. (4) El gobierno podría formalmente contratar a partes particulares creíbles para que se involucren en el contra-discurso. (5) El gobierno podría implicarse en una comunicación informal con tales partes, alentándolos a colaborar. "Sin embargo, los autores abogan por que cada "instrumento tenga un conjunto distintivo de efectos potenciales, o costos y beneficios, y cada uno tendrá lugar bajo condiciones imaginables. Sin embargo, nuestra principal idea de política es que el gobierno debe involucrarse en la infiltración cognitiva de los grupos que producen teorías conspirativas, lo que implica una mezcla de (3), (4) y (5)" (13).

Este artículo fue duramente criticado por la comunidad científica de los Estados Unidos.

Pero no hay duda de que el interés por la conspiración se ha mantenido a un nivel bastante alto en los pasillos de la potencia estadounidense. La cuestión es cómo aplicar y manipular la información de acuerdo con los intereses de la Casa Blanca.

Y la victoria de Donald Trump también mostró que las teorías de la conspiración eran lo suficientemente fuertes dentro de la sociedad estadounidense. Pero ahora los liberales están buscando a los responsables dentro de los Estados Unidos (la derecha o los conservadores), y fuera, en el intento de acusar a Rusia de ataques de hackers y de manipular a la opinión pública.

Aunque el precedente de la eliminación de Michael J. Flynn confirma que el equipo de Trump trata de ignorar la teoría de la conspiración, es sólo la punta del iceberg, ya que se relaciona con la política pública.

Las teorías de la conspiración seguirán afectando a estadounidense medio, así como a la toma de decisiones en los niveles más altos.

1 https://www.washingtonpost.com/world/national-security/trump-advisers-son-removed-from-transition-after-spreading-conspiracy-theory/2016/12/06/ce6308ce-bc11-11e6-94ac-3d324840106c_story.html?utm_campaign=Early%20Bird%20Brief%2012.7.2016&utm_medium=email&utm_source=Sailthru&utm_term=.a1bd99e1c520

2 Gordon S. Wood. The Idea of America. Reflections on the Birth of the United States. New York: The Penguin Press, 2011.

3 Hofstadter, Richard. The Paranoid Style in American Politics, and Other Essays. New York: Vintage Books, 2008.

4 http://harpers.org/archive/1964/11/the-paranoid-style-in-american-politics/

5 James H. Hutson, "The American Revolution: Triumph of a Delusion? in Erich Angermann, et al., eds., New Wine in Old Skins , 179 - 194.

6 Richard O. Curry and Thomas M. Brown, eds., Conspiracy: The Fear of Subversion in American History. NY: Holt, Rinehart & Winston, 1972.

7 http://archive.org/stream/newempire03adamgoog#page/n6/mode/2up

8 L. Marshall to S. Wolf. Oct. 18,1916 // Louis Marshall: Champion of Liberty. Vol. 1. P. 86.

9 George Lardner Jr. & John Jacobs, Lengthy Mind-Control Research by CIA Is Detailed, WASH. POST, Aug. 3, 1977

10 Memorandum from L. L. Lemnitzer, Chairman, Joint Chiefs of Staff, to the Secretary of Defense, Justification for U.S. Military Intervention in Cuba (Mar. 13, 1962), http://www.gwu.edu/~nsarchiv/news/20010430/northwoods.pdf.

11 http://ssrn.com/abstract=1084585

12 Sunstein, Cass R. Why Nudge?: The Politics of Libertarian Paternalism. The Storrs Lectures Series, Yale University Press, 2014.

13 http://ssrn.com/abstract=1084585


Fuente: Katehon