SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

jueves, 22 de diciembre de 2016

Asesinado el embajador ruso en una "abierta provocación"; LaRouche advierte: pongan a Obama en la lista de sospechosos


20 de diciembre de 2016 — El embajador ruso en Turquía, Andrey G. Karlov, fue asesinado ayer en Ankara, cuando hablaba en un Centro de Arte Contemporáneo; el Presidente Recip Erdogan de Turquía denunció el acto, también a nombre del Presidente Vladimir Putin de Rusia, como un "acto de provocación" abierto contra las relaciones turco-rusas. El perpetrador, un joven de 22 años armado con una pistola, entró al acto utilizando su identificación caduca de ex policía, gritando consignas radicales, y fue muerto a los minutos del atentado por las fuerzas especiales de seguridad turcas. El sujeto había sido separado de la policía por su participación en el atentado de golpe y como todos los golpistas, estaba vinculado a la secta de Gulen, a quien Obama se ha negado a extraditar de EU.

El asesinato ocurre en la víspera de una serie de conferencias de colaboración para resolver la crisis de Siria, entre Turquía, Rusia, Irán y otros, que se inician hoy en Moscú. El próximo 27 de diciembre se llevará a cabo en Askana, Kazajstán, una reunión entre el gobierno sirio y la oposición moderada. Turquía y Rusia han cooperado recientemente en el proceso de evacuación de los residentes y de los rebeldes del este de Alepo y de otras partes de Siria, lo cual comenzó desde el 15 de diciembre. El mismo día, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas había aprobado de manera unánime el despliegue de inspectores de la ONU para supervisar el proceso de evacuación en marcha, después de las modificaciones que se hicieron a la propuesta original en respuesta a las objeciones de Rusia.

Desde los primeros informes sobre el asesinato, el estadista Lyndon LaRouche advirtió: "Pongan a Obama en la lista de sospechosos". LaRouche se refirió a la naturaleza del acto, y a la naturaleza del Presidente Barack Obama. El asesinato mismo fue "un asesinato deliberado, una ejecución". Dijo que "no es solo venganza, es una acción de operaciones especiales". Exhortó a las autoridades a "reducir a la gente involucrada en esto de cualquier modo".

En segundo lugar, LaRouche señaló que el mismo Obama, consta que está a favor de los asesinatos. Por ejemplo, el dirige las infames sesiones de los martes para autorizar la lista de objetivos con los drones. El despliega a los estadounidenses a su perjuicio y a su muerte en las acciones militares sangrientas para tumbar gobiernos en Afganistán, Iraq, Libia, Siria y otras partes. El padrastro de Obama fue un agente asesino en Indonesia. Como hijastro, "él es intrínsecamente un asesino", como lo puso LaRouche.

Específicamente, Obama amenazó con tomar acciones contra Rusia en su conferencia de prensa del 16 de diciembre y en una entrevista con la radio pública nacional, NPR. Sin presentar ninguna prueba, Obama aseveró que Rusia hackeó las computadoras del Comité Nacional Demócrata, y dijo de manera amenazadora que: "Yo creo que no hay duda de que, cuando cualquier gobierno extranjero trata de afectar la integridad de nuestras elecciones, tenemos que tomar medidas, y lo vamos a hacer, en el momento y lugar de nuestra elección. Algunas de ellas pueden ser explícitas y públicas; algunas no. Pero el señor Putin está muy conciente de mis sentimientos sobre esto, porque yo hablé con él directamente al respecto".

El crimen de asesinato de ayer, y las amenazas de Obama y la campaña en contra de Rusia y otras naciones, hace que como ciudadanos de todas las naciones enfoquemos la atención, a que tengamos que seguir persistiendo para hacer valer el cambio hacia un nuevo paradigma de desarrollo y de paz, y poner a Obama y a su eje fuera de acción. El hecho de que él sale de su puesto en 30 días no es causa para aflojar, sino todo lo contrario.

Esto se pone de manifiesto con la nueva documentación del carácter perverso de los 16 años de los regimenes de Bush y de Obama, la cual salió a la luz ayer mismo. Un paquete de archivos del FBI que se consiguieron gracias a una solicitud bajo la Ley de Libertad de Información, muestran que todavía en el año 2012 el FBI se encontraba investigando activamente la red de apoyo a los secuestradores asesinos del 11-S, en lo cual participaban sus patrocinadores saudíes. Pero en 2004, el FBI negó que existiera nada por el estilo, y declaró que no había ninguna pista más que perseguir, luego de que se publicó el informe de la Comisión del 11-S. Ahora resulta que fueron identificados dos individuos más, cuando menos, como conspiradores esenciales de la célula de secuestradores de San Diego, California. Esa investigación de 2012 se extendió hasta Nueva York, Londres y Copenhague.

Fuente: LaRouche Pac