SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

viernes, 11 de noviembre de 2016

Putin renueva su entorno más cercano

Por Andréi Vinokúrov, Gazeta.ru. 10/11/2016

El informe 'Politburó 2.0' analiza la distribución de fuerzas en las escalas superiores de la administración rusa. Según informan, el círculo más cercano al presidente se está reconfigurando con la llegada de jóvenes figuras.

El holding mediático “Minchenko consulting” ha publicado su tradicional informe “Politburó 2.0”, que se basa en el la idea de que alrededor de 2012 Putin creó un órgano de gestión informal, similar en varios aspectos al Politburó soviético. En la práctica los miembros de este órgano serían los máximos dirigentes del Estado ruso, cada uno de ellos responsable de gestionar un determinado ámbito. El propio Putin gestiona el Politburó 2.0 como un árbitro que resuelve los conflictos y periódicamente redistribuye las influencias.

“Al hablar de Politburó 2.0 nos referimos a una estructura en red, informal, que coordina los intereses de los principales clanes de las élites. Putin es el árbitro y la figura más influyente”, explica Kirill Petrov, uno de los autores del informe. “Este órgano informal de gobierno” es el principal mecanismo para resolver conflictos políticos y sectoriales.

En el actual informe los autores constatan el cambio de posiciones de los miembros del Politburó 2.0, así como una posible reconfiguración. Se habla sobre la reagrupación de fuerzas en las escalas superiores y medias de la administración. Los investigadores destacan las dimisiones de representantes destacados de la vieja guardia de Putin (por ejemplo, el ex director de la administración del presidente, Serguéi Ivanov, o el presidente de los Ferrocarriles Rusos, Vladímir Yakunin), así como “la activación de la agenda anticorrupción y su uso en las luchas internas de la élite, incluyendo los propios departamentos anticorrupción. Además subrayan las reformas en las estructuras de seguridad y la renovación de la Duma, tras las elecciones de septiembre.

El informe destaca “el deseo de Putin de no convertirse en rehén de su entorno”. El presidente pretendería crear de forma independiente, y basándose en principios competitivos, una nueva coalición de cara a las elecciones de 2018 y la posible configuración del futuro gobierno. Para conseguirlo es necesaria la debilitación del propio Politburó 2.0.

Se ha producido una reagrupación de fuerzas entre las élites. La posición de la mayoría de los miembros del Politburó 2.0 se ha debilitado. En este sentido, el aumento de la influencia del ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, debido a las operaciones militares se ha equilibrado con el nombramiento del director de la recientemente creada Guardia Nacional, Víktor Zólotov. Como señalan los autores del informe, Putin actúa habitualmente según la lógica de  frenos y contrapesos.
Jóvenes tecnócratas para el próximo mandato

Putin estudia diversas variantes en relación a la renovación ideológica y el reclutamiento de personal para su próximo mandato presidencial.

Los autores señalan que el presidente está poniendo a prueba a jóvenes tecnócratas (el director de la administración del presidente, Antón Vaino, o el ministro de Industria y Comercio, Dmitri Mantúrov), a miembros de las familias de la élite que asumen puestos de tecnócratas (el gobernador de la región de Moscú, Andréi Vorobiov), a personas cercanas (el gobernador de la región de Tula, Alexéi Diumin, quien trabajó durante mucho tiempo en la escolta del presidente), y también a políticos y determinados miembros de la sociedad civil.

“A juzgar por las últimas decisiones vinculadas a la renovación de cargos, el modelo a seguir sería el primer mandato presidencial de Putin, en el que hubo fructíferas reformas económicas y una normalización de las relaciones con Occidente”, se dice en el informe.
Comunicación efectiva con Occidente

En uno de sus pronósticos los autores suponen que las personas que tengan la capacidad de “realizar una comunicación efectiva con Europa y EE UU” pueden tener grandes posibilidades de mejorar su posición. Destacan la figura del exministro de Finanzas y actual director del Centro de Desarrollos Estratégicos, Alexéi Kudrin y la de exdirector de la administración presidencial Alexander Voloshin.

El politólogo Alexéi Makarkin señala que, a partir de ahora, el sistema no solo debe basarse en el principio de frenos y contrapesos: “Putin no necesita clanes fuertes. En cuanto se resuelve un problema, las personas nombradas para resolverlo se marchan. Este sistema es el que más le conviene actualmente”.

Artículo publicado originalmente en ruso en Gazeta.ru.


Fuente: RBTH