SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

domingo, 9 de octubre de 2016

Los archivos hackeados de la Fundación Clinton fundamentan las actividades ilegales «Pay-to-Play»

Por Wayne Madsen para Strategic Culture. 8/10/2016.


Los documentos obtenidos recientemente que emanan de un hackeo del equipo de la Fundación Clinton por el enigmático cibernético detective conocido como «Guccifer 2.0» refuerzan las alegaciones anteriores que la fundación exenta de impuestos se dedica a lo que equivalía a un «pay-to-play» red de extorsión. Los archivos pirateados más recientes se originaron con el Comité Nacional Demócrata (DNC), el Comité de Campaña Demócrata del Congreso (DCCC), y el Partido Demócrata de Virginia y fueron cortados de los sistemas informáticos de la Fundación Clinton.

Los archivos pirateados recientes describen un esquema de sobornos en el que los miembros demócratas del Congreso recibieron donaciones de campaña lucrativos desde Wall Street a cambio de su apoyo para el rescate federal de varios bancos financieramente-tambaleantes, comúnmente conocido como TARP o «Programa de Alivio de Activos en Problemas». Uno de los mayores receptores de la generosidad de Wall Street en la campaña de dinero en efectivo era la casa de la líder demócrata, Nancy Pelosi.

Otro arquitecto del rescate TARP que se beneficiaron de donaciones del banco para su campaña fue el representante demócrata de Massachusetts Barney Frank, el presidente del poderoso Comité de Servicios Financieros de la Cámara, el panel que supervisa la regulación del gobierno federal de Wall Street. Los donantes a las arcas políticas de Barney Fran incluyen algunos de los mismos bancos y otras empresas que fueron rescatados por el TARP: Goldman Sachs, JP Morgan, Bank of New York Mellon, Citigroup, Capital One, Fifth Third, Morgan Stanley, Wells Fargo, Merril Lynch, KeyCorp y Huntington Banchares.

*****TEXTO COMPLETO*****


Fuente: Strategic Culture