SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

martes, 12 de abril de 2016

"La España de Alá" El nuevo libro de Ignacio Cembrero se presentó hoy en Madrid.



El periodista y corresponsal Ignacio Cembrero presentó su nuevo libro "La España de Alá", sobre la comunidad musulmana en España, en una rueda de prensa que se celebrará el próximo martes, 12 de abril, a las 12.30 horas, en la sede del Club Internacional de Prensa (María de Molina, 50–1ª), en un acto en el que participará también la periodista Carmen Enríquez, vocal de la Junta Directiva del Club Internacional de Prensa.

Son muchos –un 4% de la población en la actualidad– y serán más. España, con Cataluña a la cabeza, sigue la senda de otros países europeos como Francia, Alemania o Bélgica, con grandes minorías musulmanas. ¿Acabará teniendo los mismos problemas?

Pese al terrible atentado del 11-M, en 2004, la conflictividad de la comunidad musulmana en nuestro país no es alarmante. Y eso que muchos de sus derechos no se aplican. En la periferia de Barcelona o en Ceuta y Melilla, el caldo de cultivo entre los jóvenes musulmanes sí es, sin embargo, preocupante. De ahí que, después de Francia, España sea el país de Europa en el que las fuerzas de seguridad han desarrollado más operaciones antiterroristas.

¿Quiénes son los casi dos millones de musulmanes que viven en nuestra tierra? La España de Alá es un recorrido por las comunidades musulmanas desde Ceuta a Cataluña, sin olvidar Andalucía; por los inmigrantes árabes, desde aquellos que se afincaron hace generaciones hasta los pocos refugiados recién llegados, y por los conversos al islam.

Cembrero narra sus aspiraciones, sus formas de vivir su religión, sus divisiones, sus relaciones con las autoridades –el omnipresente CNI entre ellas– y con las potencias árabes empezando por el vecino Marruecos. Se adentra también en el mundo de los yihadistas y de sus familias y trata, por último, de dar algunas pistas para evitar que aquí aflore el radicalismo en las segundas y terceras generaciones de inmigrantes con la misma fuerza que lo ha hecho al norte de los Pirineos.

Fuente: Espacios Europeos