SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

miércoles, 22 de marzo de 2017

Qué propone China para acabar con su disputa con India

22/3/2017 - RT - ¿Dadnos todo el territorio? Qué propone China para acabar con su disputa con India

India considera que China está ocupando ilegalmente la región de Aksai Chin, mientras que el Gobierno chino reivindica el territorio indio de Arunachal Pradesh.

Dai Bingguo es un antiguo político y diplomático chino. Fue consejero de Estado y el principal interlocutor de China sobre Asuntos Exteriores y Política de Seguridad durante el Gobierno de Hu Jintao. Por ello, su nombre es también muy conocido en la India, ya que fue el encargado de negociar las disputas fronterizas entre ambos países.

A pesar de que Bingguo se retiró en 2013, sus opiniones siguen gozando de gran prestigio en las más altas esferas del Partido Comunista chino. Así, cuando el exdiplomático habla sobre temas de política exterior, sus declaraciones suelen ser interpretadas como la postura que defiende el Gobierno de Pekín. Es por ello que, cuatro años después de su retirada, el expolítico sigue despertando el interés de los medios de comunicación.
Aksai Chin y Arunachal Pradesh, los dos territorios disputados

Y esto es exactamente lo que sucedió a principios de este mes, cuando Bingguo ofreció una entrevista a la revista 'China-India Dialogue', con sede en Pekín, para hablar sobre la histórica confrontación fronteriza entre ambos países. "El territorio en disputa en la zona oriental de la frontera de China con India, incluyendo Tawang, es inalienable del Tíbet de China en términos de jurisdicción administrativa y contexto cultural", afirmó.

Además, Bingguo aseguraba que la razón principal por la que el conflicto fronterizo entre China y la India persistía es "que no se han cumplido las peticiones razonables de China". "Si la parte india se ocupa de las preocupaciones de China en el sector oriental de su frontera, la parte china responderá en consecuencia y abordará las preocupaciones de la India en otros lugares", añadió.

Estas declaraciones fueron interpretadas por algunos medios de comunicación como un nuevo ofrecimiento para resolver de una vez por todas las dos grandes disputas fronterizas entres ambos países: India considera que China está ilegalmente ocupando la región de Aksai Chin, mientras que China reivindica el estado de Arunachal Pradesh, en donde se encuentra el distrito de Tawang.
¿Qué quiere exactamente China?

Sin embargo, lo único que queda claro en las declaraciones de Binggou es que el nuevo pacto que ofrece China es muy diferente al viejo acuerdo ofrecido varias veces desde 1960. Aquel ofrecimiento, que la India rechazó, implicaba que China reconociera a Arunachal Pradesh como territorio indio a cambio de que la India abandonase las reivindicaciones territoriales sobre Aksai Chin.

Es decir, justamente lo contrario a lo que parece ofrecer ahora el exdiplomático chino. Además, para valorar las declaraciones de Binggou hay que tener en cuenta que ambos países están experimentando actualmente un auge de los nacionalismos. Así, un intercambio de territorios se convertiría en una cuestión desagradable para la opinión pública de ambos países.

Por todo ello, según un artículo publicado en 'Quartz India', detrás de las palabras del expolítico chino no hay ningún ofrecimiento, sino todo lo contrario: China no solo reclama la extensión de Tawang en Arunachal Pradesh, sino que también quiere que la India renuncie a su reivindicación histórica del territorio de Aksai Chin. Es decir, China no busca concesiones, simplemente quiere los dos territorios disputados entre ambos países.
Los orígenes de la disputa fronteriza



 
Los orígenes de este conflicto se remontan a finales del siglo XIX y el afán del Imperio británico de consolidar sus fronteras en la India. Para ello, reconoció al Dalái Lama como gobernante autónomo del Tíbet, lo que indignó a la China imperial, que consideraba suyo el territorio.
 
En 1914, Gran Bretaña y el Tíbet firmaron un tratado que definió la frontera nordeste de la India británica, conocida como la línea McMahon, lo que elevó todavía más la tensión con China. Los territorios causantes de la disputa eran Aksai Chin (administrado por China), en la parte oeste, y la provincia de Arunachal Pradesh (administrado por la India), en la región este, una zona entre Bután y el Tíbet.
 
En 1947, la India se declara independiente, pero mantiene la línea McMahon como su frontera con Tíbet. Un límite que cambia en 1950, cuando el régimen chino de Mao Zedong ocupa militarmente el Tíbet y la línea McMahon pasa a ser la frontera directa entre los dos países.
 
Durante la década de los 50, ambos países evitaron una guerra directa, pese a la aspiración de China de restablecer las antiguas fronteras de su Imperio, invalidando los tratados impuestos por las potencias occidentales, y el nacionalismo hindú emergente, dispuesto a conservar las antiguas fronteras imperiales británicas.
 
En 1959, se produce la revuelta tibetana contra China, reprimida por el Ejército Popular de Liberación chino. Dalai Lama y sus ministros se asilaron en Dharamsala, en el norte de la India, lo que indignó aún más si cabe a las autoridades chinas.
 
En 1962, estalla la guerra sino-india después de que militares chinos cruzasen la línea McMahon. Tras varias semanas de enfrentamientos, China dictaba el alto al fuego, poniendo fin a la guerra pero manteniendo una enemistad fronteriza que llega hasta nuestros días: China salió de la contienda confirmando su control sobre el área de Aksai Chin pero devolviendo los territorios ocupados en Arunachal Pradesh.

Fuente: RT