SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

sábado, 25 de marzo de 2017

La fractura de las relaciones diplomáticas ponen al mundo en un camino peligroso

Por Wayne MADSEN para Strategic Culture. 24/3/2017 

Con el colapso de la posguerra, los arreglos internacionales de control político han producido una fractura sin precedentes de las relaciones diplomáticas entre las naciones. En el mundo, hoy existen 207 entidades soberanas que tienen la capacidad de entrar en relaciones diplomáticas formales. En los últimos años, varias naciones han cortado completamente las relaciones diplomáticas o han tomado el paso intermedio de rebajar las relaciones a los embajadores. Mientras que la ruptura de las relaciones diplomáticas en una escala masiva se observa normalmente en tiempo de guerra - con las guerras árabe-israelíes de 1967 y 1973 como ejemplo - las rupturas diplomáticas en tiempo de paz están en un máximo histórico. Ya no es la guerra una justificación para romper relaciones diplomáticas. Y con el número de líderes políticos mercuriales actualmente en la escena mundial, la diplomacia está tomando un asiento trasero a la abnegación política, la bravata, y el machismo.
Dos de los países más problemáticos de Oriente Medio en lo que respecta a la interrupción de la región-Arabia Saudita e Israel- han cortado o degradado las relaciones con otras naciones en ataques de pique que desmienten sus declaraciones públicas de buscar la paz.
El gobierno virtual títere saudita del presidente yemení Abd Rabbuh Mansur Hadi, gobernante de Adén, rompió los lazos en 2015 con Irán por los cargos de que los iraníes apoyaban la rebelión Houthi en Yemen. Como resultado de la ejecución por Arabia Saudita del clérigo chií Nimr al-Nimr y de otros 46 chiítas el 2 de enero de 2016, manifestantes iraníes asaltaron la embajada saudita en Teherán y la prendieron fuego. Aunque Irán arrestó a los perpetradores y el presidente iraní, Hassan Rouhani, condenó el ataque contra la embajada, Arabia Saudita no se tranquilizó.
Riyadh no sólo cortó las relaciones diplomáticas con Irán, sino que, utilizando su influencia financiera, convenció a otras naciones a hacer lo mismo. Las naciones que cortaron todos los lazos con Irán sobre el incidente de la embajada de Teherán incluyeron a Bahrein y Sudán. Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos recordaron a sus enviados diplomáticos de Teherán. La ruptura en las relaciones con Irán aumentó la difícil situación de la mayoría chiíta de Bahrein, que había sido abusada por la monarquía sunita, que fue ayudada y apoyada por las tropas de ocupación de Arabia Saudí y los Emiratos. El cierre de las instalaciones diplomáticas saudíes en Irán también hizo difícil para los iraníes obtener visas para realizar el hajj en La Meca.


*****TEXTO COMPLETO*****


Fuente: Strategic Culture