SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

sábado, 11 de febrero de 2017

Cómo Rusia vigila las actividades de la OTAN en el mar Negro (VIDEO)

El Ministerio de Defensa de Rusia observa todas las actividades relacionadas con las maniobras de la OTAN Sea Shield 2017 (Escudo Marítimo, en español) llevadas a cabo en el mar Negro, según el ministro Serguéi Shoigú.

En total, en el simulacro internacional participan 2.800 militares de Rumanía, Bulgaria, Grecia, Turquía, EEUU, Canadá, España y Ucrania, así como 16 buques y 10 aviones. Es natural que Moscú no dejara sin respuesta estos ejercicios a gran escala, pero, ¿cómo Rusia logra vigilar las actividades de la Alianza?

Según informó la cadena rusa Zvezdá, actualmente, el medio más importante para controlar las maniobras de la Alianza es el buque ruso de vigilancia del proyecto 864, Priazovie.

"Mientras que las características de los buques de misiles son en general bien conocidas, el equipamiento de los buques de vigilancia siempre es un gran misterio. Y mientras que un buque militar se ve en la superficie del agua gracias a la vigilancia de los satélites, Priazovie también es capaz de encontrar los submarinos con la ayuda de las armas hidroacústicas", según comentó a Zvezdá el experto naval, Serguéi Sochevánov. Agregó que este buque puede determinar el modelo preciso del submarino.

Al mismo tiempo, subrayó que en la Armada de Rusia no existen dos buques con el mismo armamento radiotécnico, y las características específicas son información secreta, pero cabe suponer, basándose en las imágenes de los buques, que Priazovie está equipado con un complejo automático de detección, interceptación, análisis de transmisiones de radio y radiogoniometría de los sistemas de radio en la gama de ondas cortas, un complejo de estación de radio de búsqueda en la gama de ondas de frecuencia muy alta, así como de un complejo de inteligencia radioelectrónica en los campos electromagnéticos.

"El buque de vigilancia también es capaz de realizar la intercepción de radio y extraer la información más importante", agregó. Puntualizó que además mide los campos físicos de los buques para averiguar las características principales del armamento de la OTAN para llevar a cabo la futura modernización de armas y sistemas de lucha.

En lo que respecta a la vigilancia aérea, las maniobras de la OTAN también son observadas por la aviación marítima y los complejos de radiolocalización rusos. Así, el avión Il-38N, equipado con el sistema de puntería Novella-P-38, es capaz de encontrar aviones y helicópteros de la Alianza a una distancia de hasta 90 kilómetros, y los objetivos submarinos, a unos 320 kilómetros. Además, puede controlar hasta 32 objetivos simultáneamente. El "cazador de submarinos" está también equipado con misiles de crucero, torpedos antisubmarinos y bombas profundas.



En cuanto a la vigilancia terrestre, las maniobras Sea Shield son una gran oportunidad para Moscú para llevar a cabo las pruebas del radar modificado Podsolnuj, utilizado por la Armada de Rusia para la vigilancia de los mares Caspio, de Ojotsk y de Japón. Una característica distintiva de este radar es su capacidad para encontrar, escoltar y clasificar hasta 300 objetivos marítimos y alrededor de 100 terrestres de modo automático fuera del horizonte de radio. Tras recibir las coordenadas del objetivo enemigo, puede enviar las instrucciones a los complejos y sistemas de armamento y de defensa aérea de los buques rusos.

Fuente: Sputnik