SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

sábado, 17 de diciembre de 2016

La Financiación de la Emancipación de México, antiguo Virreinato de la Nueva España


Por Guillermo Rocafort para Katehon

Detrás de los males de España casi siempre podemos encontrar la sombra de Inglaterra; en ocasiones claramente visibles, en otros como ésta, de forma muy desconocida y escondida.

Pero ahora que nos aproximamos a conmemorar el II Centenario de la Emancipación de la América Española es importante tener en cuenta que quien financió la división actual existente fue la codicia inglesa por someter a las naciones emergentes y controlarlas económicamente.

Y así se explica que el Imperio Británico fijara sus garras de la depredación y colonialismo económico en lo que otrora fue el Imperio Español sustentado sobre un Comercio pujante y muy sano que beneficiaba a ambos lados del Atlántico [2].

División y colonialismo angloamericano, dos palabras que pueden resumir a la perfección lo que va camino de llegar a los doscientos años de la ruptura de la Hispanidad.

Los liberales españoles de comienzos del siglo XIX se dejaron seducir por la verborrea anglosajona y cayeron presos de esa serpiente del paraíso que desde los tiempos primigenios ha hecho de Inglaterra su santuario perfecto.

Las primeras delegaciones diplomáticas hispanoamericanas que se abrieron en Inglaterra estaban financiadas por esta misma Nación y además a varios de sus miembros les otorgaban secretamente la nacionalidad británica [3], además de que les alentaban para hacer negocios especulativos que perjudicaban a las Naciones que decían representar.

Ese embrión especulativo, en la City londinense, donde nacieron esas Naciones hipotecadas desde el comienzo son la génesis de esas cadenas invisibles que durante ya dos siglos las tienen como un Pueblo vasallo, sin soberanía económica y sin horizonte político propio.

Multitud de empréstitos británicos sirvieron para armar a los insurgentes, empréstitos concedidos en condiciones draconianas, usureras y leoninas, y que como tales deberían ser declarados por la Ley Azcárate de represión de la usura en España.

Aquí comienza esa desgraciada inercia de la Deuda Soberana, que hoy también está haciendo estragos en España y sus Naciones hermanas y que sin duda está afectando a su futuro:

PARTE 1: La Financiación de la Emancipación de México, antiguo Virreinato de la Nueva España.

PARTE 2: La Financiación de la Emancipación de México, antiguo Virreinato de la Nueva España.


Fuente: Katehon