SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

sábado, 10 de diciembre de 2016

Fondos clandestinos y el dalái lama, cartas secretas de EEUU para desestabilizar China

El líder espiritual del budismo, Tíbet y Taiwán, el dalái lama, es un asiduo de la Casa Blanca. El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, lo ha invitado a su residencia cuatro veces en ocho años. La última vez fue en junio de este año, lo que provocó una fuerte protesta en Pekín.

Ahora el dalái lama se está preparando para una visita más a EEUU con el fin de reunirse con el presidente electo. Donald Trump es perfectamente consciente de que una reunión con el líder de Taiwán y Tíbet sembrará la discordia entre Washington y Pekín.


El experto de la Universidad de San Petersburgo y doctor en Ciencias Políticas Alexandr Sergunin opinó en una entrevista con Sputnik que es prematuro especular sobre la política de Donald Trump con respecto a China:

"Creo que estas cuestiones no estarán entre las prioridades de la Administración de Trump. Hasta donde yo sé, los asesores de Trump aún no han discutido en detalle las cuestiones del Tíbet y Taiwán. Los grupos de personas que tienen influencia en Trump y le proporcionan ideas sobre política exterior tendrán un enfoque antichino, pero más bien en la esfera del comercio y la geopolítica".

La cuestión del Tíbet siempre ha sido un punto de fricción y un factor de inestabilidad en las relaciones entre China y EEUU, lo que se evidencia en numerosos documentos de inteligencia del Departamento de Estado desclasificados a finales de los años 90 del siglo pasado.

En particular, estos materiales sugieren que la financiación que EEUU proporcionaba al dalái lama del presupuesto estatal se efectuaba de manera paralela a las operaciones militares con la participación de los rebeldes tibetanos en el Tíbet antes de su liberación pacífica por parte del Ejército chino en 1951.

"La actividad en el Tíbet de la CIA tiene tres ejes: política, propagandística y paramilitar. El propósito del programa en esta etapa es mantener vivo el concepto político de un Tíbet autónomo dentro del Tíbet y las naciones extranjeras, principalmente la India, y construir una capacidad de resistencia contra los vaivenes políticos dentro de la China comunista", se resume en el sitio web Office of the Historian, cuyos datos se sustentan en la información del Departamento de Estado.

Durante la mayor parte de la década de los 60, la CIA proporcionaba a los separatistas tibetanos 1,7 millones de dólares al año para las operaciones contra China, incluyendo una cuota anual para el 'sueldo' personal del dalái lama por valor de 180.000 dólares. Esta suma en los años 60 equivaldría aproximadamente a 1,5 millones de dólares de hoy día. Haciendo un desglose, se gastaban en el entrenamiento clandestino de los milicianos en el estado de Colorado 400.000 dólares y otros 185.000 dólares más en su transporte de EEUU a la India, también de manera oculta.

Por iniciativa del Congreso de Estados Unidos, la emisora de radio 'La Voz de América' empezó a transmitir en el idioma tibetano. A continuación, fue creada Radio de Asia Libre, que emitía también en tibetano.

En los informes anuales del Departamento de Estado de EEUU sobre derechos humanos en China, el Tíbet tiene su sección propia. Esto refleja la intención de Washington de seguir de cerca la situación de este asunto en la región. Miembros del Gobierno chino han subrayado en repetidas ocasiones que estos informes son iguales cada año, sin tener en cuenta los avances en este campo logrados a través de las exitosas políticas socio-económicas de las autoridades centrales de China.

Obviamente, los observadores internacionales van a comparar con atención la cantidad de ayuda financiera que Estados Unidos destine al 'Gobierno tibetano en el exilio'. Hoy en día, EEUU es el segundo mayor donante del Tíbet, solo por detrás de la India. El escritor y analista político William Engdahl nombra en una publicación suya la suma que el país norteamericano gasta en las actividades contra Pekín: dos millones de dólares anuales. Este experto afirma que la CIA sigue desarrollando y financiando una estrategia para usar al dalái lama como arma arrojadiza contra China. Aparentemente, 'la carta del Tíbet' aún se encuentra entre el arsenal del Gobierno estadounidense.


Fuente: Sputnik