SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

jueves, 22 de diciembre de 2016

El asesino de Serbia

Por Slavisa Batko Milacic para Kateon. 21/12/2016.

Lo que caracteriza al gobierno del primer ministro serbio, Aleksandar Vucic son las mentiras y las promesas. Continuamente proclama que las cosas mejorarán, pero la realidad sigue siendo dura para los serbios. Recientemente, Vucic dijo que este año, Serbia está entre los tres países de cabecera en Europa, en términos de crecimiento del PIB. Sin embargo, el Banco Mundial rápidamente destapó la mentira de Vucic. Según sus datos, Serbia no solamente no está entre los tres países de cabecera en Europa, sino que es el segundo por el final en la región. Por debajo de Serbia solamente está Macedonia, mientras que incluso Kosovo, el narco Estado artificial, tiene un ratio de crecimiento más elevado que Serbia. Las estadísticas hablan claramente. 1,8 millones de serbios (24,6%) viven en riesgo de pobreza. En absoluta pobreza viven unos 628.000 ciudadanos serbios, lo que significa que el 9% de la población serbia no tiene ni el dinero suficiente para alimentarse normalmente.

La agencia de inteligencia de EEUU, la CIA, también ha presentado estadísticas sobre Serbia, y desgraciadamente ellos tenían hechos notablemente pesimistas. Según sus estadísticas, el desempleo en Serbia está entre los más elevados del mundo. En una tasa de desempleo de 200 países estudiados, Serbia está localizado en el puesto número 163, en compañía de Estados africanos. Los únicos dos países europeos que están peor que Serbia son, Macedonia en el puesto número 181, y Bosnia y Herzegovina en el puesto número 185. Al mismo tiempo, la deuda pública de Serbia está incrementándose en 5,87 millones diariamente. La revista Forbes, de expertos renombrados, clasificó a Serbia en el último puesto en la región en lo que se trata de la calidad de los negocios. Serbia también está en uno de los últimos lugares en Europa en términos de asignación de fondos para la ciencia. Desgraciadamente, Serbia es la primera en Europa en cuanto a la ‘fuga de cerebros’.

Sin embargo, el problema más terrible es la desaparición de Serbia. En cuanto al número de inmigrantes por millón de habitantes, Serbia ha alcanzado una cifra histórica.

En 2013, 45.000 personas abandonaron Serbia y en 2015 una cifra sin precedentes de 58.000 personas abandonó el país. Y estos son los resultados oficiales, mientras que queda la cuestión acerca de cuántas más personas están sin contar. En Serbia a día de hoy, por desgracia, el número de personas mayores de 65 años es más elevado que el número de personas más jóvenes de 15 años. Con la tasa de natalidad, significa que la población de Serbia decrece anualmente en 100.000 personas. Serbia oficialmente tiene 7.041.599 habitantes, pero en realidad, en Serbia viven en torno a 6.900.000 personas. El 27 de noviembre, por primera vez en la historia de Serbia, el ejército serbio realizó protestas por las pobres condiciones en el ejército. Los manifestantes acusaron al Jefe del Estado Mayor y al gobierno de Serbia por acciones irresponsables que socavan la capacidad de las fuerzas armadas. Justo este año, 1.000 personas dejaron el ejército por las pobres condiciones.

Estos son los resultados del gobierno de Vucic. Es más, Vucic insulta a los serbios. A menudo habla de cómo la gente en Serbia tiene malos hábitos de trabajo, que no trabajan suficiente, que deberían mirar a los escandinavos por modelos a seguir. Vucic se niega a sí mismo. Mientras que lucha y representa a un Estado liberal, está pidiendo a sus ciudadanos que sigan el ejemplo de los escandinavos, que tienen un Estado social.

El punto es que el sistema en Serbia está ajustado para partidos políticos, lo que significa que no es el conocimiento lo que es apreciado, sino la afiliación partidista. El sistema que está siendo fortalecido por Vucic está destruyendo Serbia.

La administración de la política exterior de Vucic está apuntando directamente contra los intereses de Serbia y los serbios en la región. En vez de ayudar a casi dos millones de serbios en los Balcanes (fuera de Serbia), la Serbia bajo Vucic está renunciando a ellos. Esto ha sido muy visto en Montenegro. Aleksandar Vucic apoyó directamente al ‘golpe fallido’ en Montenegro. El régimen de Milo Djukanovic, viendo que podría perder las elecciones que se realizaron el 16 de octubre, decidió inventarse un golpe de Estado y acusar a la oposición por su organización. Desde que quedó claro que el golpe fue inventado, Milo Djukanovic necesitó ayuda, que él encontró en Aleksandar Vucic. El primer ministro serbio confirmó que todo lo que Djukanovic declaró es cierto. Dijo que la información operacional de los servicios de inteligencia serbios confirmó todo. Pero no ofreció ninguna prueba. Mientras que Vucic dice que Serbia tiene las mejores relaciones de su historia con Montenegro, al mismo tiempo, toda la población serbia en Montenegro está sujeta a persecución. Milo Djukanovic está intentando forjar una nueva identidad, una nueva iglesia, un nuevo lenguaje, todo con el objetivo de borrar cualquier rastro serbio.

El gobierno de Vucic no hace nada para fortalecer la posición de Serbia en los Balcanes o la posición de los serbios en la región. Está claro que mientras que Aleksandar Vucic sea primer ministro, Serbia empeorará. Tan pronto como llegó al poder, anunció que gobernaría hasta 2020.

Desde su llegada al poder, Vucic también ha socavado los intereses vitales rusos en Serbia y los Balcanes. Aunque la posición geopolítica de Rusia a día de hoy es compleja, Rusia debe trabajar activamente en el derrocamiento del régimen de Aleksandar Vucic. Este es el único modo para que Serbia sea de nuevo un Estado fuerte e independiente.

Fuente: Kateon