SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

lunes, 21 de noviembre de 2016

“Triple Frontera”, crimen organizado y delito de cuello blanco en Paraguay

Por Miguel Ángel Barrios para Katehon. 21/11/2016

Desde un enfoque de la geopolítica de la seguridad nos parece sumamente importante analizar los acontecimientos últimos en Paraguay, que realmente son muy preocupantes y sumamente desconocidos, o que no figuran en las noticias micro regionales y menos regionales.

Pero antes de entrar específicamente en el tema, queremos ubicar en contexto al lector.

Primero, desentrañar el origen conceptual de la categoría de "Triple Frontera". Puede resultar un poca extensa la explicación, pero es sumamente estratégico que lo hagamos.

La mal llamada "Triple Frontera", en verdad siempre constituyó y constituye el HITO DE LAS TRES FRONTERAS. Es un espacio de integración y hermandad entre Paraguay, Argentina y Brasil. Su extensión se circunscribe a tres ciudades pertenecientes respectivamente a esos tres países: Ciudad del Este (Paraguay), Puerto Iguazú (Argentina) y Foz de Iguazú (Brasil), y a los tránsitos y flujos que permiten los puentes y pasos fronterizos existentes entre ellas. Incluso a nivel personal, quiero destacar que desde hace años soy profesor de Posgrado en un Doctorado en Educación de la Universidad Internacional Tres Fronteras -UNINTER-, de Ciudad del Este, en el que participan alumnos de los tres países con profesores prestigiosos, como los paraguayos Dr. Silvio Torres Chávez, y el ex Ministro de Defensa del Paraguay, Gral. (Re.) Dr. Luis Bareiro Spaini, entre muchos otros.

Conocida históricamente como zona de las tres fronteras, su denominación como "Triple Frontera" aparece a partir de los atentados a la Embajada de Israel en Bs.As.

La "Triple Frontera" aparece construida como "zona gris"por informes del Departamento de Estado de los EE.UU. y de Israel, y se halla localizada dentro de las agendas de seguridad de esos países. El 11 de setiembre de 2001 fue el inicio de una nueva época de sospechas sobre la región. Douglas Feith, uno de los directores máximos del Departamento de Defensa, aconsejó después de los atentados terroristas que se invadieran las tres ciudades que integran la zona, ya que supuestamente sería uno de los "santuarios" de la organización Al Qaeda.

Varias notas sobre la "Triple Frontera", desde el 2001 hasta el presente, fueron publicadas en diarios estadounidenses como The Washington Post, The Washington Times, The New York Times, y aparecieron en la cadena CNN y en la británica BBC. Otros relatos sobre la zona aparecieron en revistas especializadas en el análisis de las estrategias militares estadounidenses, como Military Review (Miguel Ángel Barrios -Director-, Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolitica, Biblos, Bs.As., 2008, pág. 357-358).

Sin embargo, nunca se ha comprobado nada con respecto al terrorismo, y en la "Triple Frontera" existe una mancomunada comunidad cooperativa, sin que esto implique que no existan los reales problemas de seguridad-contrabando, falsificaciones, etc., y de grave peligrosidad, porque son delitos de cuello blanco con alta complicidad política y financiera vinculada al crimen organizado.

Una vez realizada esta larga pero necesaria introducción de contextualización, queremos sólo plantear para ir al fondo del análisis dos puntos políticos centrales:

-El gobierno argentino, a través de sus funcionarios de seguridad, ha denunciado y luego trató de aclarar, pero siempre dejando dudas, que el problema de la seguridad en la Argentina es el terrorismo. Y por supuesto, el semillero es la "Triple Frontera". El viceministro Burzaco realizó estas declaraciones en Misiones (Diario Primera Edición, Posadas, 9 de septiembre de 2016, pág. 2). Esto, agravado a las versiones nunca desmentidas de la instalación de dos bases militares en la Argentina: una en Ushuaia -esto implica reforzar el control de Malvinas y la proyección antártica- y en Iguazú -como fortalecimiento a este esquema de presencia terrorista, reiteramos nunca comprobada-.

Observamos que el discurso político de seguridad de los funcionarios argentinos se vuelve altamente peligroso y es funcional a la presencia de bases militares del Comando Sur de los EE.UU., que tienen como finalidad el apoderamiento de los recursos naturales. No podemos obviar que debajo de la mal llamada "triple frontera" se encuentra el sistema acuífero guaraní, un verdadero océano de agua potable, recurso que en futuro próximo será escaso.

Por otro lado, vemos la preocupación permanente del Presidente Horacio Cartes del Paraguay, con respecto al funcionamiento de la democracia en Venezuela, sumándose desde un principio a la preocupación del presidente argentino Macri. Nos parece muy importante esta preocupación, de ahí que la mediación papal, más la responsabilidad de gobierno y oposición, deberán dar el gran destino que debe tener la Patria chica de Bolívar y Chávez.

Pero queremos subrayar cuando analizamos al Paraguay, y a su presidente, como a todos los mandatarios, no solamente ver en los demás, sino garantizar la seguridad de nuestros Estados. Pasa con Macri y la colocación de dinero en "guaridas fiscales", y ahora aquí en Paraguay, en una verdadera escalada de delincuencia económica de cuello blanco vinculado al crimen organizado que roza la figura ya polémica del presidente Cartes.

Existe actualmente una seguidilla de robos violentos y sangrientos en áreas urbanas del país, la actuación delictiva de grupos policiales, la denuncia de atropellos de la Fuerza de Tarea conjunta por atropellos en la zona norte, empiezan a consolidarse como paisaje de la realidad en el norte del país.

Además, cuando Cartes lanzó su candidatura en el 2010 , no tenía los mejores antecedentes. Haber sido condenado y apresado por un caso de estafas; haber sido investigado por la DEA norteamericana por lavado del tráfico de drogas; haber estado vinculado en diversas investigaciones en Brasil, Colombia y México al contrabando de cigarrillos, estaba entre su currículum. Abundaron las denuncias. Pero todo quedo ahí.

Ahora nos resulta llamativa y preocupante la guerra abierta que se ha instalado entre mafias en la zona fronteriza y una cacería con ejecuciones.

Incluso se la denomina la "guerra del narcotráfico). En lo que va del año 2016, en Pedro Juan Caballero, mueren a manos del narcotráfico a razon de 5 y 25 personas cada mes, incluso existe unanimidad en esta cifra.

Pero, como señalamos, el narcotráfico es hijo de la megacorrupcion política. Y en este sentido, uno de los señores de la droga llamado Fahd Yamil, ex convicto y residente en la ciudad fronteriza brasileña de Ponta Pora, ha admitido ser cliente de un banco propiedad del actual presidente de la nación, Horacio Cartes. Un cable de Wikileaks de enero de 2010 ubicó al jefe de Estado como "cabeza de organización del blanqueo de dinero en la Triple Frontera de Brasil, Argentina y Paraguay" (actualidad.rt.com, publicado el 17 de julio de 2016).

Ahora, el nuevo escándalo que abona todo lo planteado resulta destapado por el propio Ministerio Público, producto del conflicto de intereses entre las empresas del presidente Cartes con sus funciones de gobierno.
El caso se trata de un escandaloso lavado de 1.200 millones de dólares de dudoso origen.

Esta vez, el brazo financiero del Grupo Cartes, Banco Amambay, es el queda mal parado por supuestamente hacer la vista gorda a operaciones de dinero al exterior, según la fiscalía (www.5dias.com.py).

Los indicios de haberse perpetrado un silencioso y colosal lavado de dinero negro en Ciudad del Este surgieron de los controles que realizan los bancos cuando hay observaciones sospechosas de transferencias llamativas al exterior. Los investigadores tratan de determinar el origen de los millonarios fondos remitidos al exterior, y todo hace sospechar que el dinero de las operaciones pudo haber provenido de operaciones ilegales vinculadas a la comercialización de drogas y tráfico de armas. Los allegados a la pesquisa tampoco descartan que los fondos que fueron objetos de lavado hayan sido producto del contrabando y evasion de impuestos.

Las conclusiones que sacamos de la nota, para no quedar encapsulados descriptivamente de la situación son:
- el problema de la mal llamada Triple Frontera no es el terrorismo. Y para ello, una propuesta podría ser, para contrarrestar esta campaña de difamación internacional, la implementación de un Observario del Delito de Unasur que funcione en Foz de Iguazú con informaciones bimestrales.

- El problema radica en la existencia de un crimen organizado erosionador de nuestros Estados. Este es derivacion de la megacorrupcion política que involucra a los mas altos sectores del Estado, incluso a los presidentes.

Por eso, no dudamos en afirmar que la mayor amenaza a un espacio de integración que nos conduzca a un Estado región o continental, es el crimen organizado desde una dinámica no sólo externa aliada al sistema financiero global de los centros de poder, sino en una dinámica interna de corrupción estructural, Y SE TRATA DE UN DELITO DE CUELLO BLANCO.

La independencia definitiva solo se hace con Patriotas, como en la primera, es una necesidad absoluta, o no seremos.

Miguel Ángel Barrios (Argentina). Dr. en Educación, Dr. en Ciencia Política. Ha escrito más de quince obras de política latinoamericana de reconocida referencia.

Fuente: Katehon