SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

viernes, 4 de noviembre de 2016

Prisioneros de Friedman y Brzezinski: América neoliberal vs Multipolaridad

Por Tura Kurkinen

Recientemente, los EEUU han empezado a perder sus posiciones estratégicas en oriente medio. Cuando alguien dice que el imperio de EEUU se está colapsando, esto ya no suena como una exageración. Definitivamente parece que es lo que está yendo a ocurrir frente a nuestros mismos ojos. Los fallidos intentos de cambio de régimen en Siria revelaron a todo el mundo la verdadera naturaleza de las denominadas como “primaveras árabes”, y solamente aquellos que todavía quieren permanecer inclinados en las ilusiones toman a los principales medios de comunicación occidentales como una fuente de información fiable. La primavera árabe sirvió al propósito mucho más grande de mantener y expandir la dominación mundial estadounidense por la imposición del modo occidental de vida y, de hecho, la ideología occidental en el mundo árabe. Los valores occidentales y el modo de vida han sido expuestos como un demonio disfrazado cuando los EEUU imponen poder blando sobre países más pequeños.

Los valores occidentales están lejos de ser buenos. Son esencialmente nada más las ideas económicas neoliberales y utópicas de Milton Friedman (La doctrina de la conmoción de Naomi Klein: Auge del capitalismo del desastre, es uno de los documentos mejor escritos sobre este tema). El capitalismo de libre mercado o liberal, es una doctrina que demanda que todo debe ser sacrificado en el profano altar del comercio, incluyendo los valores religiosos y tradicionales. Este es el motivo por el que los Estados-nación y los valores religiosos son vistos como una amenaza en los pasillos occidentales del poder: Una amenaza que debe ser destruida por potencias supranacionales y seculares. Los EEUU han sido el líder y fuerza conductora en este “progreso”. Así que, si los EEUU pierden sus posiciones ¿se detendrá este proceso? O bien, si Trump resulta elegido, ¿podrá cambiar este rumbo y detener su avance? ¿Encontrará el mundo un nuevo modo de vida? ¿Todos juntos? O bien ¿el mundo retrocederá a los Estados-nación y los valores religiosos? No tengo respuestas a estas cuestiones, pero lo que es seguro, es que debe haber un nuevo sistema de valores o ideología que llene este vacío si el sistema occidental está yendo al colapso. Idealmente, esto sería un contexto impreciso para diferentes religiones e ideologías políticas que integrar; una multipolaridad espiritual que combinase naciones en vez de dividirlas.

¿Por qué es importante? Todos los sistemas políticos están basados en cierta ideología o doctrina. El sistema occidental tiene a sus profetas de libre mercado como el anteriormente mencionado Friedman, pero también a Zbigniew Brzezinski, que ha jugado un papel importante en los actuales acontecimientos.

Es un poco asombroso, pero me parece que algunas facciones en el gobierno de los EEUU todavía son prisioneros de la obsoleta doctrina geopolítica de Brzezinski (a pesar de que parece que Brzezinski ha cambiado su opinión). Si alguien quiere entender los acontecimeintos en Ucrania y oriente medio, debería leer ‘The Gran Chessboard’ (‘El gran tablero de ajedrez’) de Brzezinski, que fue el consejero de seguridad nacional de Jimmy Carter, presidente de los EEUU desde 1877 a 1981. Así, esta cita por Jimmy Carter es reveladora, y ofrece un esquema del modelo de cosas por venir: “Permítanme aclarar nuestra posición: Un intento por cualquier fuerza externa para ganar el control de la región del golfo pérsico será considerado como un asalto en los intereses vitales de los Estados Unidos de América, y tal asalto será repelido por todos los medios necesarios, incluyendo la fuerza militar”. Es fácil de ver la fuerte influencia de Brzezinski en la cita anterior. Occidente ha intentado evitar las conexiones ideológicas, pero está claro que la ideología neoliberal del libre mercado ha sido la fuerza conductora y potencia dominante tras el pensamiento geopolítico de EEUU por un largo tiempo. Los intereses vitales de EEUU, mencionados por Carter, no son realmente intereses nacionales, sino que eran y son intereses de aquellos que controlan los recursos energéticos, y primero y ante todo, los intereses de las corporaciones multinacionales. Es como si Friedman y Brzezinski, mano a mano, hubieran cabalgado lentamente hacia el este por un próspero atardecer arrastrando al reacio gobierno de EEUU tras ellos, justo como en las películas de ‘cowboys’.

Pero ahora parece que hay un atardecer real y no tan glorioso para el neoliberalismo que está llegando. Las ideologías de libre mercado están cayendo y perdiendo sus posiciones y atractivo. Esto es lo que realmente está ocurriendo ahora.

La gente está empezando a odiar el globalismo porque no funcionó como esperaban. La gente está empezando a odiar a la UE porque no funcionó como se esperaba. La gente está empezando a perder su fe en el sistema financiero occidental porque no ha funcionado como se esperaba. Y cuando caiga el ámbito ideológico, todo eso que ha sido construido sobre tal ámbito, le seguirá.

Este es el motivo por el que es tan importante desarrollar un ámbito ideológico duradero para Eurasia y el mundo multipolar, una contrafuerza al neoliberalismo que destruye la cohesión interna de cualquier nación o cualquier otra ideología. En su verdadera naturaleza, el neoliberalismo es una fuerza destructiva y divisora incluso aunque intente presentar al Estado-nación como una fuerza divisora. La verdad es totalmente la opuesta: Un Estado-nación fuerte y cohesionado tiene la habilidad de proteger a sus ciudadanos de fuerzas externas. Si leen entre líneas del aviso de Carter, se darán cuenta del motivo por el que los EEUU han sido una amenaza para todas las naciones independientes en el planeta. Los EEUU no están genuinamente cohesionados, y este es el motivo por el que su mano izquierda no sabe lo que está haciendo la mano derecha. Esto es absolutamente obvio a día de hoy. Los EEUU no están construidos sobre un ámbito ideológico duradero. Los EEUU han sido el prisionero de esas doctrinas falsificadas y retorcidas durante tanto tiempo que han olvidado y perdido su verdadera naturaleza y significado. Creo que esta es la razón por la que Trump quiere hacer “América grande de nuevo”. En vez de un gigante construido sobre arena, él quiere reconstruir América sobre terreno sólido. No es una mala idea en absoluto.

Es una gran ventaja si no has de repetir los mismos errores de tus predecesores. Pero debería estudiarse cuidadosamente lo que fue mal para evitar esos errores. Quizás el mayor desafío es crear un sistema en el que todos los elementos diferentes del Estado puedan florecer y desarrollarse naturalmente, sin comprometer la cohesión interna del Estado. Y eso conduce a las prioridades. ¿El expansionismo es la primera prioridad del poder? ¿O es la cooperación pacífica con sus Estados vecinos? ¿Es posible la cooperación pacífica con una potencia expansionista aproximándose a tus fronteras? Esas y muchas otras más cuestiones deberían ser respondidas según entramos a una situación ganar-ganar: El advenimiento del siglo euroasiático.

Fuente: Katehon