SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

jueves, 1 de septiembre de 2016

Los mineros asestan duro golpe a Evo Morales

Por Vicky Peláez


Los que pensaban que en el siglo XXI Bolivia, que en sus 191 años de independencia ha sufrido más de 100 golpes de Estado, se había ya liberado de este oscuro legado histórico, se equivocaron rotundamente. En realidad, la democracia en este país vive en constante peligro de ser aniquilada.

La ambición está más descontenta de lo que no tiene, que satisfecha con lo que tiene (Fénelon, 1651-1715).

El horrendo crimen de tortura y asesinato del viceministro de Régimen Interior y Policía de Bolivia, Rodolfo Illanes, el pasado 25 de agosto por cooperativistas mineros ha sido, según Evo Morales, "una parte importante de una permanente conspiración". En su alocución al pueblo, el presidente declaró que "otra vez hemos derrotado un intento de golpe de Estado". En realidad, ha sido el cuarto intento de golpe desde que Evo Morales asumió la Presidencia en 2006.

El primer intento de golpe lo tuvo que afrontar Evo Morales en 2008, cuando los prefectos departamentales opositores de la región conocida como la 'Media Luna' (Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando y Chuquisaca) exigieron la autonomía y declararon un paro, lo que llevó a realizar un referéndum revocatorio de los mandatos del presidente y de los prefectos departamentales que tuvo lugar en agosto 2008. La población confirmó por una amplia mayoría del 67% al presidente Morales. También fueron confirmados los prefectos como una muestra de la peculiaridad del pensamiento de los bolivianos.

Nueve días después, los prefectos opositores llamaron al "paro cívico" por tiempo indefinido con el bloqueo de rutas contra el Gobierno nacional. En septiembre de aquel año hubo atentados contra el gasoducto en Tarija y varios simpatizantes de Evo Morales fueron asesinados. Se detectó también la intromisión del embajador norteamericano, Philip Goldberg, en el conflicto, y sus encuentros con los líderes de la oposición. Goldberg, finalmente, fue expulsado de Bolivia. En respuesta, el Gobierno de George W. Bush puso Bolivia en la 'lista negra' de los países narcotraficantes. El segundo intento de sacar a Evo Morales del poder se produjo durante la marcha de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), en agosto de 2011, cuando sus dirigentes declararon que "esta marcha es para tumbar a Evo". El pueblo no permitió a la CIDOB realizar su plan que, fue inspirado por las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) auspiciadas por Washington.

No pasó ni un año que la oposición guiada por los globalizadores intentó un golpe en 2012 utilizando el Movimiento sin Miedo (MSM), afiliado a la Internacional Socialista. Los líderes del MSM organizaron el paro armado de policías de rango inferior reclamando mejoras salariales, que coincidió sospechosamente con una marcha de los indígenas del Parque Nacional Isiboro Sécure. Morales afirmó que tanto los policías como indígenas son rehenes del Movimiento sin Miedo. En referencia a los defensores del orden público, cuyo paro paralizó al país durante seis días, el presidente acusó a los policías de "no tener doctrina, no tener valores y no tener disciplina, quedándose muy mal frente al pueblo".

Evo Morales pudo lidiar con aquellos tres intentos de golpe y pudo neutralizarlos rápidamente. Sin embargo, el actual intento de 'tumbarlo' por el sector del cooperativismo minero, que estaba dando un fuerte respaldo a Evo Morales y a su Movimiento al Socialismo (MAS) desde el 2005, podría debilitar seriamente al Gobierno boliviano. Los cooperativistas están afiliados a la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin), que ya cumplió 47 años. El Fencomin tiene siete legisladores elegidos con la sigla del MAS, el viceministro de Transporte, Pascual Guarachi, es cooperativista y también la organización tiene su representante en la superintendencia del ramo.

Bolivia es un país minero que exporta estaño, plata, oro, complejos de plomo y es sexto productor mundial de zinc. Resulta también que posee un 50% de las reservas mundiales de litio, que todavía no empezó a explotar intensivamente por falta de la infraestructura. La minería representa la segunda riqueza del país después del gas natural. Ambas están exentas de impuestos y son consideradas por leyes nacionales entidades no lucrativas. En total, la minería aporta un 6% al Producto Interno Bruto (PIB). Lo interesante es que en la minería estatal y privada laboran en total unos 15.500 trabajadores (7.500 y 8.000, respectivamente), mientras, en 1.700 cooperativas hay entre 150.000 y 180.000 mineros.

Fuente: Sputnik