SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

viernes, 24 de junio de 2016

Los hombres de Putin: ¿quién protege al presidente ruso?

Por EKATERINA SINÉLSCHIKOVA, RBTH. 31 de mayo de 2016.

En Rusia se ha sustituido al director del Servicio Federal de Protección, encargado de proteger la vida del presidente. Pero esta no es la única misión del departamento. RBTH ha averiguado qué les está permitido a los servicios más secretos de Rusia.

No hay ningún otro departamento de las fuerzas del orden rusas más confidencial que este, lo único que se sabe acerca de su actividad es mera suposición. Se sabe que el Servicio Federal de Protección (FSO por sus siglas en ruso) es poderoso, multifuncional y extremadamente secreto.


No existe ninguna información sobre sus operaciones ni ningún informe público.


Durante 16 años su director ha sido el general del ejército Evgueni Múrov, antiguo amigo de Vladímir Putin y, como el presidente ruso, exagente de las fuerzas de seguridad de Leningrado.

El jueves 26 de mayo el presidente despidió a Múrov y nombró a su adjunto, Dmitri Kóchnev, como su sucesor. El despido de Múrov se debe a que este había superado la edad permitida para ser funcionario del Estado.

Sobre el nuevo director del departamento se sabe muy poco. Kóchnev es un hombre sin biografía: en las páginas web del Kremlin y el FSO no existe ni na palabra sobre él. Lo único que se sabe es que desde finales de 2015 dirige el servicio de seguridad del presidente, que forma parte del FSO. Pero, a pesar de la confidencialidad, sobre la organización que dirige ahora se sabe algo más.

El cuerpo número uno

El FSO tiene sus raíces en una de las direcciones del KGB, un órgano de la época soviética que tenía con unas competencias extremadamente amplias. Esta dirección se encargaba de la seguridad de los cargos del gobierno más importantes, del mismo modo que el FSO en la actualidad.

Desde hace 15 años corren rumores acerca de que para los eventos más arriesgados (como la ocasión en la que el presidente se sumergió en un batiscafo hacia las profundidades del Baikal, o cuando se subió en un caza), los agentes del FSO utilizan a un doble de Putin.

En ocasiones los agentes de los servicios de protección visten trajes negros y llevan pinganillo, mientras que en otros casos visten de paisano y se mezclan entre la multitud. Este servicio contrata a los hombres de mayor confianza, aunque algunos de ellos no han logrado resistir la tentación de hacerse selfies desde su trabajo y colgarlos en las redes sociales: la prensa se ha hecho eco en repetidas ocasiones de este tipo de fotos, así como de la información personal de algunos de los miembros de seguridad del FSO. Estos agentes no solo protegen al presidente, sino también a los jueces, a testigos y a otro tipo de profesionales, así como algunos edificios del gobierno como el Kremlin o la Duma Estatal. Sin embargo, esta es solo una de sus muchas tareas (y posibilidades).

Durante el mandato del general Múrov, el FSO ha luchado con uñas y dientes para obtener nuevas competencias y el estatus de departamento de servicios especiales más importante de Rusia contra su principal competencia, el Servicio Federal de Seguridad (FSB).

Estadísticas sociológicas para el presidente

El FSO puede llevar a cabo todo tipo de operaciones de investigación, realizar escuchas y abrir correspondencia privada, detener a ciudadanos, registrar viviendas y confiscar vehículos.


Al ser responsables de la seguridad de los edificios estatales, los agentes del FSO responden también de las calles en las que se sitúan estos edificios. Una de cada 12 calles de Moscú se encuentra bajo su control, y generalmente se suele recopilar un dossier de información sobre los “afortunados” que viven en ellas.

Al mismo tiempo, el FSO lleva a cabo estudios sociológicos de la población. Evidentemente, confidenciales. Esta información se recoge para el gobierno y se cree que el presidente, el Consejo de Seguridad y el gobierno se basan en ella a la hora de tomar decisiones y de valorar los índices de popularidad de los líderes de partidos y de la oposición, así como la situación socioeconómica en las regiones.

Una de las últimas ampliaciones de sus funciones fue la creación y el desarrollo del segmento ruso de internet para los funcionarios públicos. Este departamento se encarga ahora de la protección de sus canales de comunicación cifrados.


Fuente: RBTH