SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

domingo, 3 de abril de 2016

Hacker colombiano revela cómo la derecha manipuló elecciones en América Latina


Andrés Selpúveda fue condenado a diez años de prisión en Colombia por delitos de uso de software malicioso, conspirar para delinquir, violación de datos y espionaje.

La derecha de América Latina ha contratado las labores de Andrés Sepúlveda para realizar actividades de espionaje y de alteración de campañas electorales. El pirata informático tenía como socio principal a JJ Rendón, asesor de campañas políticas.
Panamá, Nicaragua, Colombia, Venezuela y México son algunos de los países en los que el hacker colombiano Andrés Sepúlveda ha realizado actividades de espionaje y de alteración de campañas electorales.

Así lo reveló el pirata informático a la revista norteamericana Bloomberg Businessweek, en la que aseguró que cumplió estas labores durante ocho años en América Latina, bajo órdenes de Juan José (JJ) Rendón y otros socios.

Actualmente, Sepúlveda se encuentra en prisión en Colombia condenado a diez años por delitos de uso de software malicioso, conspirar para delinquir, violación de datos y espionaje  vinculados a las elecciones de 2014, así como interceptar conversaciones ilegalmente entre el Gobierno de ese país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo  (FARC-EP).

El artículo titulado Cómo hackear una elección atribuye también a este hacker haber pirateado el correo electrónico del líder insurgente colombiano Timoleón Jiménez, “Timochenko”.

“Sepúlveda dice que su primer trabajo como hacker consistió en infiltrar el sitio web de un rival de (Álvaro) Uribe, robar una base de dato de correos electrónicos y enviar correos masivos a los usuarios con información falsa”, señala la publicación.

Sus actividades en Venezuela, incluyeron el saboteo de la campaña presidencial de 2012, en la que Hugo Chávez resultó electo,  el hackeo del correo electrónico del político del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Diosdado Cabello y la cuenta en Twiiter de Nicolás Maduro, actual mandatario venezolano.

>> Con la venia imperial: Guerra psicológica, paramilitarismo y sabotaje en Venezuela (I)

En Honduras, ayudó al candidato presidencial Porfirio Lobo Sosa, electo presidente en 2009, mientras que en Guatemala, interceptó digitalmente datos de seis personajes del ámbito de la política y los negocios para entregárselos a JJ Rendón.

En Nicaragua en 2011, el hacker colombiano atacó a Daniel Ortega, quien se había postulado para su tercer período presidencial, para ello, interceptó la cuenta de correo electrónico de Rosario Murillo, esposa del mandatario y vocera de comunicación del Gobierno.

En México en 2012 el Partido Revolucionario Institucional de México (PRI) lo contrató para sabotear las campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Demócrata (PRD) y de Josefina Vázquez Mota, de la derecha del Partido de Acción Nacional (PAN).

Además, lideró un equipo de informáticos con un presupuesto de 600 mil dólares para apoyar la campaña del actual presidente mexicano Enrique Peña Nieto, para lo cual robó estrategias de campaña, manipuló redes sociales e instaló un software malicioso en las oficinas de la oposición.

Su relación con JJ Rendón

“De niño, fue testigo de la violencia de las guerrillas marxistas de Colombia. De adulto se unió a derecha que emergía en Latinoamérica. Creía que sus actividades como hacker no eran más diabólicas que las tácticas de aquellos a quienes se oponía”, reza la publicación en la que se detallan los métodos utilizados por Sepúlveda para alcanzar sus objetivos. 

No obstante, el pirata informático encontró en Rendón un aliado y socio, que le entregaba para sus labores una hoja con nombres de objetivos, correos electrónicos y teléfonos de quienes debía atacar.

Rendón y Sepúlveda procuraron no ser vistos juntos, según el artículo, y se comunicaban por teléfonos encriptados que se encargaban de desechar cada dos meses.

Para mantener a Rendón al tanto de sus labores, enviaba informes de avance a diario y reportes de inteligencia a un intermediario desde cuentas de correo electrónico también desechable.

Rendón lo negó todo por medio de su cuenta en Twitter y atribuyó las declaraciones de Sepúlveda a “un desvarío”.




Más información en BLOOMBERG


Fuente: Telesur