SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

lunes, 4 de abril de 2016

El apetito insaciable de Estados Unidos por las bases extranjeras

Por WAYNE MADSEN

La administración de Obama será recordada por la extensión de las bases militares estadounidenses a las partes más remotas del mundo de una manera no vista desde los primeros días de la Guerra Fría.

El Pentágono, bajo Obama, elaboró ​​un plan para una red mundial de «centros» con bases militares dependientes menores o «radios» coordinando su actividad con los centros. Uno de estos centros es una gran base aérea que está siendo construida por los Estados Unidos en Erbil, en lo que es el estado kurdo independiente -pero-ubicada en el norte de Irak.

En febrero de 2015, el Ministerio Peshmerga en el Kurdistán, confirmó la creación de la base de Estados Unidos aun cuando el Pentágono estaba negandolo. El establecimiento de una base militar de Estados Unidos en un Kurdistán que todavía es reconocido por la comunidad internacional como parte de Irak es un tema delicado para la administración de Obama y el Pentágono. Los EE.UU. ya ha pasado por la pendiente resbaladiza de establecer bases en países auto-declarados independientes que no son reconocidas por las Naciones Unidas. Por ejemplo, la base de Bondsteel en Kosovo, que sigue sin ser reconocida por Serbia, de la que fue asurpada; Rusia; China; Hungría; y España, que es una de las mayores bases de Estados Unidos en Europa.

*****TEXTO COMPLETO*****


Fuente: Strategic Culture