SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

viernes, 4 de marzo de 2016

La renuncia de Kadírov: salir para permanecer


Los expertos vaticinan que el próximo jefe de Chechenia será el mismo Ramzán Kadírov, pero ¿qué se esconde detrás de sus declaraciones sobre su salida? El diario ruso Lenta.ru publicó una lista de las explicaciones existentes acerca del comportamiento del líder checheno.

Unos están convencidos que todo esto es un paso ingenioso de Kadírov para permanecer en su cargo, otros fueron tomados por sorpresa y esperan los comicios con el corazón en la mano. Sin embargo, nadie sabe con certeza el próximo paso del líder de la república chechena.

El camino al poder

Ramzán Kadírov de hecho llegó al poder luego del asesinato de su padre, el primer presidente de Chechenia, Ajmat Kadírov en 2004. Ramzán tenía entonces solo 27 años y por legislación federal rusa no pudo participar en las elecciones a la postura del jefe de la región.

Aquellos comicios fueron ganados por Alú Aljánov, uno de los últimos jefes de las entidades federales rusas elegido por elecciones directas. Después del atentado en la ciudad rusa de Beslán en el mismo 2004, las elecciones directas gubernamentales fueron canceladas. Tras la dimisión de Aljanov en 2007, Kadírov ya tenía la edad necesaria. El presidente ruso propuso su investidura. La misma fue luego apoyada por el parlamento checheno casi por unanimidad.

En 2011 fue nombrado el jefe de Chechenia para un segundo mandato. Este término llega a su fin el 5 de abril, por lo que el próximo jefe de estado checheno será elegido por sus connacionales el 18 de septiembre.

Sin embargo, el actual mandatario cuenta con un apoyo sin precedentes. Kadírov tiene la imagen del político que reconstruyó una región casi completamente destruida por el conflicto armado por ello la gente le reconoce como el "líder de Chechenia". Últimamente la capital de la república ha sido lugar de numerosos mítines en su apoyo. Por esto, muchos opinan que los comicios directos pueden convertirse en un referéndum de confianza con un resultado de casi 100 por ciento a favor del dirigente.

La imprevista vuelta de la tuerca

El panorama de las próximas elecciones parecía resulto. No obstante, el mismo Kadírov cambió la situación. El 27 de febrero declaró que su tiempo en el cargo había llegado a su fin. Nunca antes Kadírov ha dicho algo con tanta certeza.
En declaraciones a Lenta.ru, el politólogo Gleb Pavlovsky opinó que existen varias razones, muchas ocultas, para tal comportamiento de Kadírov ante los medios.

"No es una única declaración, es una serie de intervenciones. Él se propone como pilar del poder federal. Creo que sus acciones quieren decir que él quiere salir a la escena federal", apuntó.

En la base de sus acciones informativas está la estrategia política de Kadírov que, desde su punto de vista, le ayudará a aumentar su peso político. Según Pavlovsky, el líder checheno quiere consolidarse en un nuevo cargo. Pero, según el experto, es "un paso aventurado".

Autoridades vs. Kadírov

El líder actual de Chechenia es una persona complicada pero muy resolutiva. Kadírov hizo todo lo posible y convirtió a la República en una región estable tras casi diez años de guerra. Hoy en día, Chechenia es ejemplo de bienestar y coexistencia de la población musulmana en la Federación Rusa.

"El establecimiento del orden en la república se hizo posible gracias a la ayuda militar. Además, desde 2007 Chechenia cuenta con grandes transferencias presupuestarias. En el año 2015, cuando el financiamiento de la mayoría de las regiones rusa fue reducido tres por ciento, las transferencias a Chechenia incrementaron ocho. A este respecto, se puede notar la relación crítica hacia la distribución de los recursos", contrapone el artículo de Lenta.ru.

Es bastante significativo que el dirigente checheno tenga muy malas relaciones con las autoridades del Ministerio de Interior ruso. A mediados de 2015, Kadírov permitió a sus fuerzas de seguridad abrir fuego contra los representantes de servicios especiales de otras regiones rusas que llegaron a la república sin previo aviso.

"Tomando todo esto en cuenta, la situación de la carrera del líder checheno es difícil de determinar. Si Kadírov cumple su promesa y deja su cargo como jefe de la República, es poco probable que sus posibilidad políticas mejoren", reza la nota.

¿Qué va a pasar?

Algunos periodistas rusos piensan que Kadírov puede ser nombrado viceministro para los asuntos relativos del Cáucaso del Norte. Si esto sucede, va a permanecer en su región nativa y en un sistema bien conocido para él, además de ascender en la escala política.

No obstante, el artículo de Lenta.ru señala que un papel de árbitro neutral no es el más apropiado para Kadírov.

Otra versión considera posible una designación de Kadírov dentro del Ministerio de Defensa. Actualmente Rusia juega un papel decisivo en la geopolítica del mundo islámico. Desde 2015, con el inicio de la operación rusa contra Daesh en Siria, Kadírov se ha mostrado ávido por participar de la batalla. En varias ocasiones ha declarado estar listo para apoyar las acciones de las Fuerzas Aeroespaciales rusas con las fuerzas de combatientes chechenos.

El 8 de febrero el mandatario checheno informó a los medios rusos sobre la participación de los soldados de las fuerzas especiales chechenas en Siria. La noticia sorprendió a muchos ya que las autoridades rusas nunca anunciaron tal incursión.

Según Serguéi Makarov, director del Instituto de investigaciones políticas, Kadírov puede crear una unidad militar en Siria y continuar con la misión que tiene desde hace muchos años: la lucha contra los islamistas radicales y terroristas.

También, podría convertirse en uno de los participantes claves en el apoyo a los kurdos, dado el conflicto actual con Turquía.

"Estoy seguro de que muchos musulmanes se unirán bajo su mando, puesto que ya en los últimos años Kadírov se ha convertido en uno de los líderes del mundo islámico en Rusia", dice el experto.

Por lo pronto, no se puede considerar estas teorías como ciertas pues la cooperación entre Kadírov y los militares federales es "muy singular".

Lo más importante, es que los medios rusos calificaron las declaraciones de Kadírov sobre su posible salida como una "coquetería política". La misma fuente subrayó que es muy remoto que Kadírov deje su cargo. Lo mismo dicen los expertos.

La salida de Kadírov es poco probable teniendo en cuenta su popularidad en la región. Ninguna persona en Chechenia tendría el mismo nivel de apoyo o peso político.


Fuente: Sputnik