SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

jueves, 5 de noviembre de 2015

Acostumbrados a obedecer... en silencio.

Por Manlio Dinucci

 Los Estados europeos se acusan entre sí de ser responsables de las guerras actuales. Pero el hecho es que todos esos conflictos se deben a la OTAN, con la cual cooperan todos y cada uno de los miembros de la Unión Europea. Todos son por ello responsables de esos crímenes, aunque las únicas dos potencias con poder de decisión en la alianza atlántica son Estados Unidos y, en segundo plano, el Reino Unido.

JPEG - 52.8 KB
Un convoy especial terrestre de portacontenedores partió el 26 de octubre de la base italiana de Poggio Renatico (Ferrara), donde se constituyó el [1], o sea Centro Desplegable de Mando y Control Aéreo de la OTAN, la primera de este tipo de unidad, única en su género. Después de haber recorrido 2 500 kilómetros, atravesando Austria, la República Checa, Lituania y Letonia –y con respaldo militar de Alemania–, el convoy llegó a la base letona de Lielvarde, en la frontera rusa, base que acaba de ser reestructurada para poder recibir drones del tipo Predator y otros aeronaves estadounidenses.
En esa base [situada en Letonia] y con el equipamiento enviado desde Italia, se activó el Dars, «punta de lanza» del anteriormente mencionado Centro Desplegable de Mando y Control Aéreo de la OTAN de Poggio Renatico. Hasta el 27 de noviembre, y en el marco del ejercicio semestral Ramstein Dust, el Dars efectuará «misiones aéreas reales y simuladas en el espacio aéreo báltico», léase ensayos de guerra contra Rusia. Esto se hará bajo las órdenes del general italiano Roberto Nordio, comandante del Centro Desplegable de Mando y Control Aéreo de la OTAN de Poggio Renatico, a su vez bajo las órdenes del general estadounidense Franck Gorenc, jefe del Mando Aéreo de la OTAN, quien a su vez está a las órdenes del general estadounidense Philip Breedlove, Comandante Supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa, nombrado –al igual que sus predecesores, por el presidente de Estados Unidos.
Mientras que la misión aérea en el Báltico parte de Poggio Renatico, convirtiéndose así en la primera que parte desde el territorio italiano, esa base sirve también de puesto de mando a las operaciones aéreas tácticas incluidas en el ejercicio Trident Juncture 2015, con la participación de más de 160 cazabombarderos, aviones para el reabastecimiento en vuelo, helicópteros y drones que operan desde 15 bases aéreas situadas en Italia, España y Portugal.
Trident Juncture es un ejercicio de guerra claramente dirigido contra Rusia, país que –según declaró en Trapani Birgi, invirtiendo los hechos, el estadounidense Vershbow, vicesecretario de la OTAN– «anexó ilegalmente Crimea, apoya a los separatistas en Ucrania y ha entrado en guerra en Siria del lado de Assad», creando «una situación potencialmente más peligrosa que la de la guerra fría». Como ya no existe la URSS, presentada en sus tiempos como una potencia agresiva cuyo objetivo era invadir Europa occidental, ahora se inventa desde Washington un nuevo «enemigo», Rusia, para imponer en Europa la política del «divide y vencerás».
Y la OTAN, que se ha extendido a todos los Estados del desaparecido Pacto de Varsovia y a 3 de la también desaparecida Unión Soviética, se moviliza con preparativos de guerra que inevitablemente provocan la adopción de contramedidas militares por parte de Rusia.
Italia se halla nuevamente en primera línea, con un gobierno obediente a las órdenes de Washington y una mayoría parlamentaria que sigue al pie de la letra el viejo adagio, actualmente en desuso inclusive entre los carabineros: «usi obbedir tacendo» [2].
La oposición parlamentaria, con excepción de algunos voces disonantes, a menudo acaban haciéndole el juego a quienes nos conducen a la guerra. Resulta emblemático el reciente documento de un partido de la oposición, donde, sin mencionar Trident Juncture, ni la OTAN, se atribuye el dramático regreso de la guerra en Europa a los sueños de gloria y hegemonía de Rusia –en primer lugar– y, sólo después, de Francia, Gran Bretaña, Turquía y –ya en último lugar– de Estados Unidos. Sin una sola palabra sobre las graves responsabilidades del gobierno italiano, que, escudándose tras declaraciones falsamente tranquilizadoras, participa en los preparativos de guerra de la OTAN hacia el este y el sur [de Europa]. Pero pasa por alto el hecho que, mediante la OTAN y a través de los pactos secretos concluidos con las oligarquías europeas en el seno de esa alianza militar, Washington ejerce su influencia no sólo sobre la política exterior y militar sino también sobre las orientaciones políticas y económicas de la Unión Europea.
Imposible imaginar una nueva Europa sin liberarse del asfixiante abrazo de la OTAN.
Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión en francés de Marie-Ange Patrizio.
[1] Deployable Air Command and Control Centre (DACCC). Sitio oficial.
[2] En español: «Acostumbrados a obedecer en silencio y, en silencio, a morir». Estas palabras aparecen en el poema de Costantino Nigra La rassegna di Novarra y fueron por mucho tiempo la divisa no oficial del Arma de Carabineros de Italia (cuerpo de seguridad). «Usi» es el término poético italiano que significa «acostumbrados».


Fuente: Red Voltaire